Jaime Villanueva, colaborador eficaz en el “caso Valkiria”, ha relatado cómo fue el operativo para suspender en el cargo al fiscal superior Rafael Vela, y qué intereses habrían estado detrás. Señala, principalmente, los del investigado por el caso Odebrecht, Hernán Garrido-Lecca, y del abogado del Sodalicio, José Luis Hauyón, ambos, señalados como consejeros en la sombra de Patricia Benavides.

La dupla Hernán Garrido-Lecca - José Luis Hauyón habría operado en casos de alto perfil en favor de Patricia Benavides Vargas, según ha confesado el colaborador eficaz del “caso Valkiria”, Jaime Villanueva Barreto, exgerente y exasesor de la exfiscal de la Nación. Uno de ellos, el de la suspensión del fiscal superior Rafael Vela Barba, con el fin de descabezar al Equipo Especial Lava Jato y a las Fiscalías de Lavado de Activos.

Ya se había revelado –de acuerdo con Villanueva– que ambos habrían intervenido en el operativo de sobreseimiento o archivo del “caso Enma Benavides”.

Según el numeral 5.2. de la resolución del Octavo Juzgado de Investigación Preparatoria, que ordena el allanamiento con fines de incautación de los bienes inmuebles de Garrido-Lecca y el abogado José Luis Hauyón, entre otros, esta dupla habría logrado que la Junta Nacional de Justicia nombre a Patricia Benavides fiscal suprema titular.

La resolución señala que en vista de que la referida dupla tiene “investigaciones pendientes por resolver en la Fiscalía Especializada en Delitos de Lavado de Activos así como en el equipo Especial de Fiscales que se avocan a dedicación exclusiva al conocimiento de las investigaciones vinculadas con delitos de corrupción de funcionarios y conexos en los que habría incurrido la empresa Odebrecht”, es que apuntaron a la cabeza del sistema de lavado de activos y del caso Lava Jato: el fiscal Rafael Vela.

Para ello, sostiene la Fiscalía que dirige la fiscal Marita Barreto, habrían realizado “gestiones ilícitas” para conseguir la participación del jefe de la Autoridad Nacional de Control del Ministerio Público, Juan Antonio Fernández Jerí.

Extracto de la resolución de allanamiento.

El 8 de abril pasado, la investigación contra Luis Alva Castro, Garrido-Lecca, Mauricio Mulder, Jorge del Castillo, Luciana León, entre otros connotados dirigentes y excongresistas del APRA, pasó a otro nivel, cuando se emitió la respectiva disposición fiscal de formalización y continuación de la investigación preparatoria.

En los primeros meses del 2023 –según refiere la resolución de allanamiento– la entonces fiscal de la Nación, Patricia Benavides, llamó al fiscal Rafael Vela para pedirle “expresamente que reciba al abogado José Luis Hauyón Dall’Orto, quien era abogado del caso Sodalicio”, pues quería hacerle a Vela consultas sobre “el trámite de unas copias que habían sido remitidas a las Fiscalías Especializadas en Delitos de Lavado de Activos por parte de la Fiscalía Especializada contra la Criminalidad Organizada”.

Al parecer, se trataba de la investigación por lavado de activos contra la organización religiosa Sodalicio de Vida Cristiana, que había sido derivada por una fiscalía de crimen organizado, en donde se investigaba a sus principales jerarcas por los abusos cometidos contra jóvenes aspirantes.

Vela recibió a Hauyón en las oficinas del Equipo Especial Lava Jato.

Allí, Hauyón le habría indicado a Rafael Vela que “el mandato que había ordenado la expedición de copias a la Fiscalía de Lavado de Activos había sido anulado por el fiscal superior de Crimen Organizado Pedro Calderón, y que, por tanto, el fiscal provincial Lizardo Pantoja Domínguez, de la Primera Fiscalía Especializada Supraprovincial Corporativa en Delitos de Lavado de Activos - Primer Despacho, no tendría sustento para poder calificar un documento que ya no existiría jurídicamente”.

Vela le respondió, en la línea de la investigación fiscal, que le pediría un informe al fiscal Lizardo Pantoja, “para saber en qué estado se encontraba la calificación de este documento y cuándo se pronunciaría respecto a su (sic) validez”. Luego, Hauyón se retiró.

Todo indica que Vela no accedió. Patricia Benavides estaba “incómoda” porque no ayudaban a su amigo Hauyón.

La suspensión de Vela

Posteriormente, Jaime Villanueva “le indicó al fiscal superior Rafael Vela Barba que Patricia Benavides se encontraba muy incómoda por el fiscal (sic) Lizardo Pantoja Domínguez, pues no resolvía el pedido de su amigo José Luis Hauyón y que dicha incomodidad alcanzaba al propio fiscal superior Rafael Vela Barba”.

La respuesta de Vela a Villanueva fue: “los fiscales son autónomos”.

Extracto de la resolución de allanamiento.

La “incomodidad” de Patricia Benavides con Rafael Vela habría llegado al punto de la “ofuscación”, cuando el expresidente Alejandro Toledo fue extraditado. Incluso, Benavides llegó a ordenar que “ningún fiscal del Equipo Lava Jato participe en el protocolo de recepción” del extraditado Toledo.

Como es sabido, en entrevistas periodísticas, Rafael Vela y el fiscal del caso Toledo, José Domingo Pérez, dijeron que la fiscal de la Nación de entonces “no había tenido un grado de participación procesal”.

Muy presto, el jefe de la Autoridad de Control, Juan Fernández Jerí, les abrió procesos disciplinarios por aquellas declaraciones. La resolución de allanamiento da cuenta de la reunión que sostuvieron para el efecto Patricia Benavides y la dupla Hauyón - Garrido Lecca.

“Ellos le habrían informado que aprovechando su llegada –entiéndase, cercanía– con el jefe de la Autoridad Nacional de Control del Ministerio Público, Juan Fernández Jerí, habían gestado un plan para que él, por la vía administrativa, suspenda de la función a… Rafael Vela Barba”, señala la resolución judicial.

Fernández Jerí desempolvó viejas denuncias de fujimoristas contra Vela y Pérez y enfiló contra ellos los procesos disciplinarios.

El paso siguiente era la destitución de Vela de la Coordinación de las Fiscalías de Lavado de Activos y del Equipo Especial Lava Jato.

Villanueva ha revelado que “Fernández Jerí no iba a parar hasta suspenderlo (a Vela)”, y le recomendó que “mejor sería que busque defensa legal”, pues, “detrás del jefe de la ANC-MPFN tendrían sus intereses Hernán Garrido-Lecca y José Luis Hauyón Dall’Orto, ya que dicho jefe de la ANC-MPFN había sido nombrado con ayuda de ellos y les debía ese favor”.

Reuniones en el Estudio Hauyón

Inicialmente, Fernández Jerí demoraba la decisión de sancionar a Rafael Vela. Allí entró a tallar –de acuerdo con la Fiscalía– el “factor Hauyón: Benavides fue a buscarlo a su despacho en el Estudio Hauyón, ubicado en un moderno edificio en la avenida El Derby, del distrito de Surco.

Según un efectivo de la seguridad de Benavides, el técnico de la Policía, Límer Acosta Lozano, durante el año acompañó la fiscal a dicho lugar en por lo menos cuatro oportunidades, “quedándose él y la escuadra SUAT en inmediaciones de la comisaría de Monterrico, que está a 450 metros” del Estudio Hauyón.

La reunión para tratar el caso del fiscal Vela habría ocurrido el 22 de noviembre pasado.

“Ese mismo día, Vela sustentó su informe oral ante la Autoridad Nacional de Control y, conforme lo acordado, Juan Fernández Jerí debía suspenderlo ese mismo día, pero no lo hizo”, señala la resolución de allanamiento.

Después de algunas idas y venidas, entre las cuales la Fiscalía menciona que Fernández Jerí no respondía las llamadas que le hacía Garrido-Lecca, este fiscal tomó por fin la decisión de suspender a Rafael Vela.

El 24 de noviembre, cuando se llevaba a cabo el Congreso de Fiscales de Derechos Humanos, Rafael Vela, uno de los asistentes al encuentro, fue notificado virtualmente de la decisión de Fernández Jerí de suspenderlo.

Patricia Benavides, quien también se encontraba en el referido congreso de fiscales, recibió un mensaje de Jaime Villanueva en el que le comunicó la decisión definitiva de Fernández contra Vela. Al tener la noticia, Benavides adelantó su discurso de clausura del evento, enfilado, todo indica, a darle un mensaje a Vela.

“Incluso le pidió a Jaime Villanueva que haga un discurso potente que aluda a (la palabra) traición, en clara alusión a los fiscales superiores Rafael Vela Barba y Marita Barreto Rivera”, indica el documento judicial.

Así fue como Jaime Villanueva relató la forma en que Patricia Benavides se deshizo del fiscal Rafael Vela. En dicho operativo, Villanueva ha señalado qué papel jugaron Hernán Garrido-Lecca y José Luis Hauyón.

Compartir