Mientras los profesionales de salud hacen denodados esfuerzos por mantener el ritmo de vacunación, una ola de desconfianza y desinformación recorre los vacunatorios.

Cada vez hay más reportes sobre personas que llegan decididos a poner el hombro para recibir la primera dosis y – al enterarse de que les van a inocular la vacuna de Sinopharm – simplemente deciden no recibirla.

Las causas de este rechazo que ha logrado calar en un porcentaje todavía incierto de la población son variadas y se remontan al escándalo del Vacunagate, la revelación de que el entonces presidente Martin Vizcarra y cerca de 500 personas más se habían vacunado subrepticiamente con vacunas Sinopharm que llegaron al Perú por fuera del ensayo. Un hecho al que se sumaron otros que solo empañaron aún más la transparencia del proceso.

Sin embargo, la causa más importante de la desconfianza en Sinopharm es la campaña de desinformación a la que contribuyeron profesionales de la salud como el actual congresista y ex jefe del plan de salud de Fuerza Popular, Ernesto Bustamante, quien primero comparó la vacuna de Sinopharm con agua destilada y esta semana – y contra todas las evidencias científicas – volvió a sostener que esta vacuna no es eficaz.
Sin embargo, un estudio de efectividad realizado por el Instituto Nacional de Salud, Essalud y la Universidad Científica del Sur revela que la vacuna Sinopharm tiene una eficacia por encima del 90%. Recordemos que con esta vacuna se inmunizó al personal sanitario y policial durante el primer semestre de este año.

El último fin de semana llegaron al Perú un millón de dosis de Sinopharm, pero las vacunas de Pfizer seguirán llegando según los contratos ya firmados por el Estado peruano. Ambas tienen una eficacia demostrada para prevenir cuadros graves de la enfermedad y muertes por Covid-19. Viéndonos en el espejo del mundo, la propagación de la variante delta y una tercera ola son inminentes.

Este fin de semana, la "Vacunatón" se llevará a cabo desde el viernes 6 hasta el domingo 8 en Lima, Callao y 7 regiones. En esta fecha comprenderá a los mayores de 38 años y se espera aplicar entre 300 mil y 350 mil dosis tanto de vacunas Pfizer como Sinopharm.