Dime de que presumes y te diré de qué careces. El congreso desde el día uno ha pasado por el scaner cada nombramiento del gobierno y la verdad es que muchas designaciones claman al cielo. Currículums con anemia severa y obesos cuestionamientos.

Barranzuelas, Pukas, Carhuapomas, Ayalas  éstos y muchos otros de  las mil maravis. Que si te interpelo, que si te censuro, que cuidadito que voy. El parlamento se ha rasgado y se sigue rasgando los curules pidiendo meritocracia y preparación de los funcionarios designados por el ejecutivo y es normal, es su trabajo. El problema es que el congreso ve los buitres en el cielo ajeno y no ve los gallinazos que sobrevuelan en el suyo.

No podemos permitir que la meritocracia esté demodé aunque dos poderes del estado, dos no solo uno, se empeñen en lo contrario. Un pequeño Pret a Porte de precariedades del congreso.

El 22 julio cuando presidía el congreso Mirtha Vázquez, se estableció mediante este acuerdo de mesa  que al menos dos asesores de cada comisión ordinaria, debían tener  un título o una maestría afín a la especialidad de la comisión.  Al menos 2 de los 3 a 6 asesores que tiene asignados cada comisión dependiendo de la complejidad.  Por poner un ejemplo, si en la comisión de educación hay seis asesores al menos dos tenían que ser maestros o pedagogos o con estudios relacionados. Es una medida lógica, no va a estar la comisión de educación asesorada  solo por antropólogos forenses, biólogos marinos y veterinarios . Los asesores de las comisiones son los encargados de ponerle sustancia a la comisión, de no dejarla reducida a aspectos  políticos. Ellos hacen los informes, dan las opiniones técnicas, redactan los dictámenes, vamos que son los que saben del tema. Bien, pues resulta que para esta mesa directiva, presidida por María del Carmen Alva, es una reverenda estupidez eso de que haya al menos dos asesores especializados en cada comisión y de un plumazo ha quitado la exigencia. El argumento no ha podido ser más ridículo: el departamento de recursos humanos del congreso considera que no es fácil de aplicar eso de título o maestría afín a la especialidad de la comisión, entonces en vez de aclarar algo tan elemental se opta por eliminar el requisito ¿ A quién favorece esto? A aquellos que quieren cupos de trabajo y a los que les importa un pimiento en qué se gasta el dinero público. Hemos vuelto a los tiempos en los que, por ejemplo, la comisión de ciencia y tecnología puede estar asesorada por un licenciado en lenguas muertas, una filósofa y un traumatólogo.

ACTAMESA-13-14-31ª by Epicentro TV on Scribd

Ahora tenemos a varios  ex congresistas asesorando comisiones que nada tienen que ver con sus estudios o especialidades. Por ejemplo la ex congresista fujimorista Karina Beteta es asesora de la Comisión de  Fiscalización y Contraloría, que de formación es farmacéutica.  Es cierto que presidió la Comisión Lava Jato, pero su relación con los números y el derecho es empírica, el ex fujimorista y abogado Gilmer Trujillo asesora a la Comisión de Agricultura, el ex Somos Perú  Luis Dioses Guzmán asesora a  la Comisión de Salud y Población de formación es profesor. Son unos 9000 soles al mes por asesorar a una comisión.

Ya hemos visto que la presidenta del congreso es adicta a la moda meritocracia.  por eso contrata a un modelo experto en moda, con estudios en derecho, llamado Carlos Cabieses, como técnico de su despacho y le paga 6000 soles mensuales, porque tiene como méritos haber triunfado en las pasarelas locales y ser su amigo desde la universidad.

Tan importante es tener a su técnico cerca que la acompañó a Cajamarca al último pleno descentralizado. Sigamos con la colección primavera - verano

Antes de la pandemia se consideraba que una persona empezaba a trabajar en el congreso cuando había presentado toda la documentación al área de recursos humanos. Esto también ha cambiado. Recogiendo el argumento de que el sistema de contratación virtual ralentizó el ingreso de los trabajadores, se autorizó, de manera excepcional, que se considerara el 27 de julio como la fecha ingreso del personal que hubiera registrado sus documentos hasta el 20 de agosto, que es el día de pago. En vez de haber tomado como fecha de ingreso, por ejemplo, el mail solicitando los servicios de cada trabajador, de frente a todos se les consideró como primer día de labores 27 de julio.  No importa si 40 empezaron el 27 de julio, 60 el 30, 25 el 10 de agosto y 80 el 19 de agosto, a todos se les pagó el mes completo. ¿Imaginan cuánto dinero se fue ahí solo por no buscar una fórmula justa pero un poco más creativa?  Este acuerdo de mesa cobra -si cabe- más sentido si lo enganchamos con otro made in María del Carmen Alva y presidenta.

En el 2001 había 493 personas de Servicio Parlamentario estables, en el 2018 eran 1123. Si los números seguían subiendo así, el congreso iba camino de ser la principal agencia de empleo estable del país o la principal oficina de pago de favores indefinidos con el dinero de todos, según como se mire. Entonces llegó Daniel Salaverry a presidir la Mesa Directiva del congreso y, mediante acuerdo de la misma, se instauró que solo se podía entrar al Servicio Parlamentario  como estable, mediante un concurso público de méritos. Prohibió este tipo de nombramientos por acuerdos de mesa y prohibió también la sucesiva renovación de los contratos a plazo fijo por más de cuatro años consecutivos, para evitar que se llegara a los cinco y se convirtieran en indefinidos, sin pasar por el concurso público que amerita una institución del estado.  Bueno , pues esto la actual mesa lo ha vuelto a borrar de un plumazo, así que otra vez, cuando en  julio del 2026 termine este periodo legislativo, podremos volver a tener a decenas de personas que se han sacado la tinka,convirtiéndose por amiguismo en funcionarios públicos de por vida, sin haber pasado por un concurso público. ¡¡¡viva la meritocracia!!!

ACTAMESA-18-19-45ª by Epicentro TV on Scribd

Hay modas que parecen que  son aptas para todos los públicos.