El Pleno del Congreso volvió a imponerse a la reforma educativa y aprobó por insistencia y por mayoría el dictamen que busca reincorporar a los maestros que fueron excluidos de la Carrera Pública Magisterial por no contar con título pedagógico y por desaprobar la evaluación excepcional del Minedu. 4.769 maestros titulados pero desaprobados, y cerca de 10 mil que ni siquiera cuentan con título pedagógico volverán a enseñar en las escuelas públicas del país.

En medio de la crisis política originada por los Rolex de la presidenta Dina Boluarte y que acapara el interés de la mayoría, el Pleno del Congreso aprobó ayer por la tarde, por insistencia, y con una aplastante votación, el dictamen por el cual se propone reincorporar a la Carrera Pública Magisterial (CPM) a los profesores nombrados interinamente que fueron retirados por aplicación de la Resolución de Secretaría General 2078-2014-MINEDU.

La norma había sido aprobada por el Pleno el 30 de noviembre del año pasado, pero el Ejecutivo la observó en diciembre. Pese a las objeciones, el Pleno aprobó por insistencia el dictamen, con 92 votos a favor, 6 en contra y ninguna abstención.

En su exposición del dictamen, el presidente de la Comisión de Educación y fiel opositor a las reformas educativas, José Balcázar, aseguró que “no se advierte fundamentos de mérito para considerar que el contenido de la Autógrafa de Ley incurra en afectaciones constitucionales y mucho menos esté afectando las normas vigentes del sector Educación”.

0:00
/

Balcázar hizo esta aclaración debido a que las observaciones presentadas por el Ejecutivo se referían a que la norma podría vulnerar el principio de igualdad de los maestros ya que se pretende promover el nombramiento automático de profesores interinos que no cumplen con los requisitos actuales.

Además, el Ejecutivo fue claro en advertir que tanto el Tribunal Constitucional como el Poder Judicial han enfatizado la importancia de que el Ministerio de Educación dirija las políticas educativas “basándose en principios de meritocracia para asegurar una educación de calidad”.

Como ya es costumbre, el Congreso ignoró las observaciones y continuó con la aprobación del dictamen hasta que fue aprobado por una mayoría fujimorista en el Pleno. Una de las congresistas que criticaron esta situación fue la ex ministra de Educación Flor Pablo, quien tuiteó: “Desde el Fujimorismo hasta Perú Libre, (solo 6 votos en contra) aprobaron por insistencia la Ley que nombra a  “docentes interino” sin pasar por evaluación. Con esta Ley inician la destrucción de la meritocracia establecida en la Ley de Reforma Magisterial y abren la puerta a los nombramientos automáticos, sin pensar en los maestros que han ganado una plaza con esfuerzo y mucho menos en nuestros estudiantes y sus familias”.

Los nuevos maestros

Desde que se presentaron los proyectos legislativos, en el 2020, el Ministerio de Educación (Minedu) y expertos en educación han manifestado su rechazo a la reincorporación de los llamados maestros interinos a la Carrera Pública Magisterial.

¿Quiénes son estos maestros? La figura del maestro interino fue un recurso transitorio creado en 1984 con la Ley del Profesorado, esto con el fin de permitir que más profesores llegaran a ejercer la docencia en las zonas más alejadas del país, la mayoría zonas rurales. Debido a que era complicado que maestros titulados aceptaran ocupar esas plazas, se permitió que los maestros interinos, es decir, docentes sin título, enseñaran en esas zonas.

Pero hubo una condición: que luego de unos años esos maestros interinos obtuvieran su titulación para que pudieran ingresar a la Carrera Magisterial. Sin embargo, esta condición recién se hizo obligatoria en el 2012, es decir 28 años después, con la reforma magisterial. Se dio un plazo de dos años para que los maestros interinos obtuvieran un título pedagógico y se presentaran al concurso; quienes no lo cumplían quedarían excluidos de la Carrera Pública Magisterial.

Para el 2014, el Minedu contabilizó 14.863 profesores interinos, por lo que se dispuso realizar una evaluación excepcional para que los docentes interinos pudieran formar parte de la carrera pública magisterial ingresando a la primera escala. Pero solo se llegaron a inscribir 5.315 que contaban con título pedagógico. Y de ellos, solo pasaron el examen 546, como lo ha precisado el exministro de Educación, Ricardo Cuenca. Es decir, 14.317 docentes quedaron excluidos de la Carrera Pública Magisterial, 4.769 de ellos titulados pero desaprobados, y cerca de 10 mil que ni siquiera cuentan con título pedagógico. Ellos son los profesores que ahora volverán a ocupar las plazas de las escuelas públicas del país.

“Aprueban con +90 votos que miles de maestros entren a la Carrera Pública sin evaluación, salten con garrocha la meritocracia y enseñen en escuelas. Mafias políticas que odian al país y a la escuela pública. Veamos si tenemos Ministro o si aplicará silencio como sus antecesores”, tuiteó el sociólogo y experto en educación José Luis Gargurevich tras conocerse la aprobación del dictamen.

“La Autógrafa dispone que para el ingreso a la Carrera Pública Magisterial habrá una evaluación, donde se autoriza al Ministerio de Educación a realizar una evaluación excepcional y por única vez, para el ingreso a la carrera magisterial, a aquellos profesores que fueron nombrados interinamente durante la vigencia de la Ley 24029”, ha dicho Balcázar para defender la norma.

Sin embargo, lo que no ha considerado es lo que desde el propio Minedu se ha venido alertando desde hace años, y es que la norma afectaría a los profesores titulados que ingresaron en la Carrera Pública Magisterial luego de ser aprobados correctamente. Además, las plazas en las que se les pretende reincorporar no están vacantes y en su mayoría son ocupadas por docentes nombrados por concurso público entre 2015 y 2019.

Desde el Ejecutivo, el flamante ministro de Educación, Morgan Quero, aún no se ha pronunciado al respecto. En las últimas horas, desde las redes del Minedu, solo se han encargado de compartir la defensa de la presidenta Boluarte sobre el caso Rolex. Prioridades.

Compartir