El vacado alcalde de Lima dijo en su conferencia de prensa del miércoles que “no cobró” las dietas por su condición de director de la empresa estatal de agua potable; pero también dijo que “las devolvió”. ¿Cuál es la verdad? Los comprobantes de caja de Sedapal que obran en el expediente de la vacancia aclaran la historia.

El pedido para vacar del cargo de alcalde de Lima a Jorge Muñoz Wells se basó, entre otros motivos, en que recibió cuatro pagos por dietas como miembro del Directorio de Sedapal, siendo ya la máxima autoridad municipal de la capital. El Jurado Nacional de Elecciones (JNE) evaluó los comprobantes de caja emitidos por Sedapal a favor de Muñoz y optó por la decisión que el país ya conoce: su vacancia.

Las cuatro dietas corresponden a cuatro sesiones de directorio de la empresa estatal de agua potable en las que Muñoz participó, que se llevaron a cabo entre marzo y mayo del 2019.

Los comprobantes, que obran en el expediente de vacancia del JNE y a los que Epicentro.Tv ha tenido acceso, contienen el nombre, el DNI y la firma de Muñoz, y consignan el número de su cuenta bancaria en la que la empresa Sedapal debía depositarle las dietas.

El miércoles, en su conferencia de prensa, el vacado alcalde de Lima dijo que no cobró las dietas, pero también dijo que las devolvió. Le faltó claridad.

De modo literal, esto fue lo que dijo la exautoridad:

“Fui miembro de ese directorio durante cuatro sesiones, no cobré las dietas”.

También afirmó:

“A mí, por las cuatro sesiones, se me depositaron cuatro dietas que yo devolví hace dos años atrás, tan pronto como me retiré del directorio, porque dije “esta es una dieta que no debo cobrar porque mi finalidad era la de poder ayudar”. Y eso está claro, no las cobré y tengo los documentos, hemos presentado ante el Jurado Nacional de Elecciones”.

Remarcó, asimismo, esta idea:

“No es un delito cobrar y tampoco es un elemento sancionador, pero, en mi caso, ni siquiera se cobraron esas dietas”.

Frente a ello, a las 8:28 de la mañana Epicentro.Tv le escribió a la gerente de Comunicaciones de la Municipalidad de Lima, Yanixa Honor, para manifestarle esta duda, surgida luego de la revisión de las boletas, y solicitarle que le haga llegar nuestra consulta a Muñoz Wells:

¿Cobró o no cobró?

El jueves en la noche la funcionaria respondió por whatsapp:

“Al respecto, le informamos que las dietas correspondientes a los miembros del directorio de Sedapal, son depositadas en entidades financieras creadas o proporcionadas para tal fin. No obstante, en el caso del alcalde de Lima, estas no fueron debitadas ni formaron parte de su patrimonio, siendo devueltas a dicha institución en mayo de 2019”.

Luego de este muy breve mensaje, hicimos nuevas preguntas, pero hasta esta mañana no han sido respondidos.

Los comprobantes

Los cuatro pagos a Jorge Muñoz por participar en el mismo número de sesiones del directorio de Sedapal ascienden a S/. 3 mil cada una. Con los descuentos de ley son S/. 2,760. En total, S/. 11,040.

El primer directorio de Sedapal en el que participó Muñoz fue el 25 de marzo del 2019. Según el comprobante de caja por dicha sesión, el pago se hizo el mismo día. Las firmas de Muñoz en el acta del directorio y en la boleta, coinciden.

El segundo directorio ocurrió el 8 de abril de 2019. La fecha del pago de la dieta por aquella sesión es la misma, 8 de abril. Las firmas del entonces alcalde contenidas en ambos documentos son similares.

El tercer directorio se llevó a cabo el 22 de abril de 2019. El mismo día se emitió la boleta por el pago de la dieta, con la similitud de las firmas del funcionario.

Y el cuarto directorio tiene fecha 6 de mayo de 2019. El comprobante por los S/. 2,760, también. Y, como en los casos anteriores, observen las firmas estampadas en ambos documentos.

De modo que, aún hay un tema que merece una mejor explicación y una meridianamente clara respuesta sobre si cobró o no las dietas de Sedapal el alcalde metropolitano.

Lo que sí es cierto es que después del cuarto directorio renunció y devolvió los S/. 11,040 que percibió en total por las sesiones en las que participó.

El 16 y 17 de mayo del mismo año, el entonces alcalde envió dos cartas a Sedapal. En la primera, anunció su renuncia al cargo de director de la empresa pública, y en la segunda, comunicó la devolución del dinero percibido.

El 20 de mayo, el gerente general encargado de Sedapal, Polo Agüero Sánchez, le comunicó a la gerente de Finanzas, María Teresa Ciudad Eulogio, la decisión de Muñoz.

Comunicación de renuncia

Y, de ese modo, culminó el breve paso de Jorge Muñoz por el Directorio de Sedapal.

La preocupación de Muñoz

Algo supuso Muñoz que ocurriría por haber percibido las cuatro dietas siendo alcalde de Lima, entre marzo y mayo del 2019, pues, apenas dejó el asiento directivo en Sedapal –y varios meses antes de que el abogado Carlos Hinostroza presentara el pedido de vacancia en su contra– le pidió un informe legal al exmagistrado del Tribunal Constitucional (TC), Gastón Soto Ballenas, respecto de si el hecho habría supuesto un conflicto y un potencial riesgo de vacancia.

El 22 de mayo de ese año, Gastón Soto le envió sus conclusiones en un informe de diez páginas. Algunos puntos clave son:

  • “En el caso del exalcalde de Talara analizado en el 2008 por el JNE, el pedido de vacancia se formuló cuando el alcalde aún se encontraba ejerciendo funciones como director de Petroperú”.
  • “En el precitado caso fluye que se le imputó un caso concreto y puntual de conflicto de interés, pues se menciona que existían controversias tributarias entre la Municipalidad Provincial de Talara y Petroperú, pues esta última supuestamente adeudaba tributos a esa comuna”.
  • “En el presente caso, en cambio [en referencia al caso Muñoz], no existe ninguna solicitud de vacancia, además, tampoco hay evidencia de que se haya materializado ningún conflicto de interés en concreto, ni siquiera uno de carácter potencial, a lo que se agrega el hecho de que el señor Muñoz renunció al cargo de director de Sedapal, por lo que, en el hipotético y negado supuesto de que se pudiera especular sobre algún riesgo de conflicto potencial, este nunca se 3materializó y ya nunca podrá ocurrir, estando la renuncia ya operada”.
  • “Por ende, mal podría invocarse esta resolución [la del caso del alcalde de Talara] para pretender sustentar un eventual y futuro pedido de vacancia contra el señor Muñoz”.

En sus conclusiones, Soto Ballenas añadió:

1.“El señor Muñoz, al haber ejercido como director de Sedapal durante breve término, no ha lesionado derecho ni bien jurídico alguno que amerite la invocación del derecho disciplinario”.

2.“El señor Muñoz no ha incurrido en acción ni omisión dolosa ni culposa que configure causal de vacancia alguna, al no haber afectado en modo alguno el cabal cumplimiento de sus deberes y obligaciones como alcalde”.

(…)

3.“La renuncia del señor Muñoz al cargo de director de Sedapal hace imposible que se le pueda oponer actualmente, como argumento de vacancia, ningún supuesto de grave riesgo de afectación potencial a bien jurídico alguno”.

Tiempo después, el pedido de vacancia fue activado y concluyó con la decisión del JNE ya conocida.