Dos acaloradas sesiones de la Junta de Fiscales Supremos se caracterizaron por la esgrima verbal y el cruce de acusaciones entre la fiscal de la Nación Patricia Benavides, y la fiscal suprema Zoraida Ávalos. Esta última pidió las copias de audios y las transcripciones de ambas reuniones. Solo le dieron las actas, pero sus intervenciones no aparecían. ¿Qué dijo Ávalos que alguien no quiere que se sepa? Dos oficios lo revelan.

El 24 de mayo y el 1 de junio pasados los fiscales supremos titulares del Ministerio Público se reunieron en sesiones de la Junta de Fiscales Supremos, el máximo órgano de gobierno del Ministerio Público. Estas reuniones, por lo general, son grabadas.

Desde hace un tiempo, el ambiente en el más alto nivel de la Fiscalía no es el mejor. De un lado, está marcado por las denuncias públicas contra la fiscal de la Nación y por las que debe resolver la Junta Nacional de Justicia, y del otro, por el intento desde el Congreso de la República por inhabilitar a Zoraida Ávalos del cargo.

La sesión del 24 de mayo había sido solicitada de manera insistente por la fiscal Ávalos, en el contexto del riesgo de su destitución en el Parlamento. Era una junta que tenía carácter de extraordinaria y allí Ávalos pidió a sus colegas un pronunciamiento público contra el intento de injerencia del Legislativo.

Ese mismo día, Epicentro Tv informó que la sesión había sido tensa debido a la aspereza con que se trataron, principalmente, las fiscales Patricia Benavides y Zoraida Ávalos.

La segunda junta, el 1 de junio no varió mucho. El encontrón entre ambas fiscales continuó.

¿Qué se dijeron una a la otra?

Los temas que se abordaron están contenidos en dos oficios que Zoraida Ávalos le ha enviado a la fiscal de la Nación y mencionan asuntos referidos a la investigación contra la jueza superior Enma Benavides, hermana de Patricia Benavides, y con presuntos acercamientos a congresistas de la República para que voten a favor de la inhabilitación de Ávalos.

Oficios acusadores

La fiscal Ávalos buscaba tener el íntegro de las intervenciones suscitadas en las sesiones del 14 de mayo y 1 de junio y solicitó por escrito los audios y las actas de transcripción de ambas reuniones. Lo hizo con un oficio dirigido a la fiscal de la Nación.

El 5 de junio le remitieron las actas, no los audios. Sin embargo, para su sorpresa, el contenido de las actas estaba incompleto.

Se percató de que todas sus intervenciones no figuraban en ambas actas.

De inmediato, Ávalos le escribió un segundo oficio a la fiscal Benavides, en el que le dijo:

“He podido constatar que no se consigna en su texto las intervenciones que tuve en dichas sesiones”.

En el siguiente párrafo, Ávalos revela qué asuntos abordó en las sesiones, al decirle a Benavides qué era lo que había desaparecido de las actas:

“En la primera fecha [24 de mayo], con relación a la asignación del expediente en el que se encuentra investigada su hermana, la magistrada Emma Benavides”.

De acuerdo con este primer documento, se habría registrado un incidente entre ambas magistradas por el caso de la jueza Enma Benavides, quien es investigada por la presunta liberación de procesados por narcotráfico a cambio de sobornos.

En otro párrafo, Zoraida Ávalos le hizo a Benavides un reclamo por lo que sería un supuesto acercamiento de funcionarios de la Fiscalía de la Nación a determinados parlamentarios con el fin de buscar el direccionamiento de sus votos a favor de la inhabilitación.

“En la segunda fecha, con relación a la presunta intervención de funcionarios del despacho de la Fiscalía de la Nación en conversaciones con congresistas de la República sobre el sentido de su voto en la acusación constitucional que se sigue en mi contra”.

El segundo oficio

El 7 de junio, Zoraida Ávalos le envió un segundo oficio a Patricia Benavides, debido a que -según el tenor de este escrito- la secretaria de la Junta de Fiscales Supremos le habría transmitido “la decisión que usted habría adoptado en el sentido de que no se me proporcione las copias de los audios”:

“Al respecto, debo precisar que es la primera vez en todos los años que ejerzo el cargo de fiscal suprema (y, por tanto, integrante de la Junta de Fiscales Supremos) que ocurre una negativa a la entrega de los audios de sesiones de junta”.

Después, le recordó lo siguiente:

“Durante todas las gestiones, incluida la suya, las copias de los audios me han sido entregadas a la sola solicitud verbal; por lo que no habría razón válida para el cambio de criterio, pues, además, es un asunto de mero trámite que nunca ha requerido de la decisión de la Junta de Fiscales Supremos, por corresponder a una labor de Secretaría”.

En el último párrafo, Ávalos le reiteró a Benavides su pedido para que le proporcione las copias de los audios de las sesiones del 24 de mayo y el 1 de mayo.

Esta mañana, Epicentro Tv solicitó a la Oficina de Comunicaciones de la Fiscalía de la Nación una posición o una respuesta sobre los oficios de Zoraida Ávalos y las razones por las que sus intervenciones en ambas sesiones de Junta de Fiscales Supremos han sido aparentemente mutiladas.

Hasta el cierre de esta edición la Fiscalía no ha respondido.

También te puede interesar:

Patricia Benavides ya tiene reemplazo para Zoraida Ávalos
¿Qué ocurrirá en la Junta de Fiscales Supremos si la exfiscal de la Nación llega a ser inhabilitada por el Congreso? La fiscal Patricia Benavides ya tiene la terna de sus posibles reemplazantes gracias a una norma que promulgó el mes pasado la presidenta Dina Boluarte. Está en juego el
El doble estándar del Congreso con Zoraida Ávalos
El Congreso debatirá la inhabilitación por cinco años de Zoraida Ávalos por presuntamente no investigar al expresidente Pedro Castillo. En el caso de la fiscal suprema hay un doble estándar, pues como fiscal de la Nación presentó 43 denuncias constitucionales, pero solo 2 han sido aprobadas por la C…
Compartir