Alto funcionario del MTC, responsable del transporte urbano sostenible, es fundador de empresa clausurada por darle irregularmente el certificado de inspección técnica vehicular al camión que provoco la deflagración de enero del año pasado en Villa El Salvador.

Roberto Falla Avellaneda, el nuevo director de Promovilidad, el Programa Nacional de Transporte Urbano Sostenible, entidad adscrita al MTC, tiene una particular experiencia en el sector. Fue fundador de Retecsur, una empresa de inspecciones técnicas vehiculares que fue cerrada por Sutran tras la constatación de que le dio el certificado al camión cisterna de transporte de gas que ocasionó la tragedia de enero del 2020 en Villa El Salvador.

La tragedia segó 34 vidas, dejo gravemente heridas a otra veintena de personas y provocó graves daños materiales.
Epicentro TV tuvo acceso a la resolución de Sutran del 26 de febrero de 2021 que ratifica la sanción contra Revisiones Técnicas del Sur, Retecsur, la empresa fundada por el ahora alto funcionario del MTC, que consiste en la cancelación de la autorización e inhabilitación definitiva para obtener nueva autorización para operar.

¿Qué fue lo que encontraron los investigadores? Básicamente, que el camión no cumplía con los requisitos para obtener el certificado técnico mecánico y que la empresa entregó videos y pruebas para demostrar la supuesta revisión que le hicieron al camión pero que esos videos no corresponder al camión siniestrado.
La resolución de Sutran señala que la empresa “ha tenido un conducta procedimental orientada a confundir el esclarecimiento de la verdad de los hechos en la presente controversia, lo cual atenta contra la buena fe procedimental”. En palabras más simples, tuvieron mala fe en la investigación.

Los investigadores no pudieron confirmar que el vehículo haya sido efectivamente revisado y advierten que “la ausencia de la realización del procedimiento de ITV del vehículo en mención (de placas A2X-847) produjo efectos negativos para la seguridad vial dado que se acreditó la actitud técnica de un vehículo para circular por las vías nacionales, sin que se haya comprobado fehacientemente el buen funcionamiento del mismo; accionar ilícito que resulta totalmente reprochable”. Los centros de inspecciones técnicas vehiculares tienen un papel muy importante tienen el encargo del Estado de garantizar que los vehículos que circulan no son un peligro para los ciudadanos en las vías. Eso no ocurrió en este caso.