Patricia Benavides aseguró en el Congreso que no forma parte de una organización criminal y que las acusaciones en su contra son parte de una venganza.

En una extensa sesión, de casi cuatro horas, la comisión de Fiscalización y Contraloría del Congreso recibió a la Fiscal de la Nación Patricia Benavides para que responda sobre la acusación en su contra por presuntamente liderar la organización criminal ‘La Fiscal y su cúpula’. Esta estaría integrada por Benavides, a la cabeza; así como por Jaime Villanueva Barreto, Abel Hurtado Espinoza y Miguel Angel Girao Isidro, como integrantes, coordinadores y operadores.

Según la tesis de la Fiscalía, la organización criminal es acusada de ejercer influencias ilícitas con un grupo de congresistas para lograr la destitución de la extitular del Ministerio Público, Zoraida Avalos, la remoción de miembros de la Junta Nacional de Justicia (JNJ), y la designación de Josué Gutiérrez como Defensor del Pueblo.

“Asisto a esta comisión como la demócrata que soy. En más de una oportunidad he señalado que acepto las críticas, las respeto, pero rechazo siempre las mentiras. He sido convocada para informar sobre la calumniosa imputación de ser líder de una organización criminal en la Fiscalía de la Nación. Vengo a desmentir totalmente. (…) Quiero ser enfática en aclarar: no existe una organización criminal, ni lidero una organización criminal. Al contrario, he luchado contra el uso político de la función fiscal”, dijo Benavides.

Con ayuda de un grupo de 17 diapositivas, Benavides negó las acusaciones en su contra y reiteró, en más de una ocasión, que la investigación realizada por el  Equipo Especial de Fiscales contra la Corrupción, entonces liderado por la fiscal Marita Barreto, es parte de una “venganza en contra de quiénes han enfrentado el poder de turno”. Por ello, no dudó en asegurar que se arrepentía de haber confiado en la fiscal Barreto ya que “había sucumbido en el apetito del poder”.

“Hace poco más de una semana me dirigí a todos los fiscales, presidentes de las juntas de fiscales superiores a nivel nacional y a los coordinadores nacionales, y hablé de la lealtad y la traición. Hoy, ante ustedes, hago un mea culpa de haber confiado en una coordinadora que había sucumbido en el apetito del poder”, dijo ante los congresistas.

0:00
/

Ante los chats en donde se revela que Jaime Villanueva coordinaba con un grupo de congresistas en su nombre, la Fiscal de la Nación dijo que “los chats no revelan ninguna participación mía en algún acto delictivo”. Asimismo, dijo que no había cometido tráfico de influencias e incluso mencionó una “evidente manipulación de los pantallazos de un chat de Whatsapp”.

Fuente: Epicentro Tv

“Frente a estas cuestiones jurídicas surge la pregunta: ¿Quién quiere la Fiscalía de la Nación y para qué? ¿Quién está detrás de esta conspiración contra el MP, la DP y el Congreso? ¿Quien un año después intenta amenazar nuevamente a la democracia peruana?”, dijo mientras mostraba la siguiente diapositiva.

Fuente: Epicentro Tv

A pesar de las negativas de la fiscal, al mismo tiempo que ella intervenía en el Congreso se conocía que su asesor Jaime Villanueva admitió la veracidad de los chats, se acogio a la colaboración eficaz y desistió de la apelación que había presentado contra la orden de detención preliminar por 10 días.

El defensor investigado

La Fiscal de la Nación se presentó en la comisión con el excongresista Jorge del Castillo y lo presentó como su abogado defensor. Esta situación generó las críticas de algunos parlamentarios, como la congresista Sigrid Bazán, quien le recordó a Del Castillo que no puede ser abogado si está siendo investigado por el caso de lavado de activos seguido contra Luis Alva Castro por recibir dinero de Odebrecht. El 8 de abril pasado se declaró compleja la investigación.

“En la Constitución dice que todo el mundo tiene derecho a defensa con el abogado de su elección. La señora fiscal no tiene ningún proceso. He asumido esta defensa de manera Ad Honorem porque defiendo a la fiscal y a la democracia. (…) Ese caso que dicen que se cometió fue hace 18 años, y como no pudieron probar nada han involucrado a toda la dirigencia del partido aprista peruano”, se defendió Del Castillo.

Al respecto, el congresista por Perú Libre, Jaime Quito, ha solicitado a la Junta Nacional de Justicia abrir una nueva investigación por falta muy grave contra la fiscal Patricia Benavides, por presentarse con el investigado Jorge del Castillo.

En su intervención como abogado defensor, el excongresista aprista denunció que, tan solo un día después de que se hizo pública la investigación contra Benavides,la JNJ elaboró una sentencia en la que piden su suspensión.

“Ellos (JNJ) han hecho un proceso súper flash. Denunciaron el 28 y el 29 ya tenían la sentencia bajo la firma de la doctora Imelda Tumialán. Ella ya tiene la resolución firmada y yo tengo aquí el cargo con sellos y todo, donde ella pide ya la suspensión, sin haber escuchado, sin haber estudiado un larguísimo expediente”, aseguró.

Inmediatamente, la JNJ a través de su cuenta de Twitter  aclaró lo expuesto por Del Castillo señalando que lo mostrado por el aprista es el informe proponiendo la suspensión preventiva de Benavides, más no una sentencia.

“Espíritu de cuerpo”

Ante la presencia de la Fiscal Patricia Benavides, de manera inusual, aparecieron en la sesión congresistas accesitarios como las parlamentarias Patricia Juárez e incluso algunos que no forman parte de la comisión como los congresistas Alejandro Muñante, Kelly Portalatino, Susel Paredes y Sigrid Bazán.

La congresista de Fuerza Popular Patricia Juárez, se mostró indignada por la aparición de efectivos de la División de Investigaciones de Delitos de Alta Complejidad (Diviac) de la Policía Nacional del Perú (PNP) en algunas oficinas del Congreso de la República.

“Pareciera que es un acto de amedrentamiento en las instalaciones del Congreso. O sea, en cualquier lugar pretenden ingresar a cualquier oficina de cualquier congresista, supuestamente para recabar algún tipo de pruebas, y eso es algo que por lo menos todos los congresistas tenemos que hacer un espíritu de cuerpo, y reconocer que nosotros no podemos consentir este tipo de abusos se den. Al menos, habrían 38 congresistas a los cuales se les estaría interviniendo sus oficinas”, dijo la parlamentaria.

Algunos congresistas exigieron a la fiscal Patricia Benavides que aclare qué congresistas estuvieron dentro de la coordinación con su equipo de asesores a cambio de votos. El parlamentario Edgard Reymundo Mercado (CD-JP) señaló que esa acusación es muy grave. “Yo quisiera que me diga, así también objetivamente, y con bastante transparencia que hay de cierto en eso”, demandó.

Ante lo manifestado por su exasesor Jaime Villanueva, quien aseguró la veracidad de los chats revelados por la fiscalía, la fiscal Patricia Benavides insistió que es “totalmente falso”. Ahora veremos la contradicción de versiones entre Benavides y su hasta hace una semana inseparable asesor Jaime Villanueva.

Compartir