Desde el domingo llevar mascarilla en espacios abiertos es voluntario en cinco ciudades del Perú. Sin embargo, basta con recorrer cualquier calle o espacio público de la capital para notar que la gran mayoría de personas ha decidido seguir llevando cubreboca, a pesar de que ya no es obligatorio. Las razones son variadas, pero apelan principalmente a la seguridad y a la costumbre.

Muchos han notado que durante la pandemia no contrajeron ninguna enfermedad respiratoria gracias, principalmente, al uso estricto de las mascarillas. Y han decidido seguir utilizándola para evitar contagiarse de gripe o influenza. La semana pasada, el Minsa lanzó una alerta epidemiológica por un brote de influenza en Lima Sur.

"Lo hemos visto antes, con personas provenientes de Asia que venían por turismo y usaban la mascarilla [...] Eso que hemos visto en otras poblaciones lo vamos a empezar a ver aquí, que las personas prefieran el uso de mascarilla por dos motivos: por vulnerabilidad, evitar contagiarme, o por responsabilidad, como tengo una enfermedad respiratoria, para no contagiar a otras personas, uso mascarilla, lo que también me parece correcto", sostiene el epidemiólogo Percy Mayta-Tristán.

También está el llamado síndrome de la cara vacía, la inseguridad que se genera el dejar al descubierto el rostro, especialmente después de dos años de haber usado mascarillas tanto en espacios cerrados como abiertos. Por otro lado, la sociedad peruana carga con un trauma colectivo por la muerte de más de 200 mil personas de covid 19. No en vano somos el país con la mayor tasa de mortalidad en el mundo.

Sin embargo, es importante señalar que según la OMS el mundo registra la menor incidencia de covid 19 desde la llegada de ómicron, la variante dominante en el planeta. Se trata de la sexta semana consecutiva de descensos globales, con una reducción del 17% respecto de la semana pasada, pese a algunos picos aislados como el de China.

"Estos picos que están ocurriendo van a depender de vacunación previa e infecciones previas, esa suma es lo que te da la inmunidad que podría ayudar o no en una nueva ola. Nosotros tuvimos 2 olas catastróficas y no tuvimos una tercera ola por delta, hubo casos pero no una ola como las anteriores [...] Justamente ahí viene el rol de esto que se olvidó el gobierno: avanzar con vacunación para que tengamos la suficiente protección", afirma el epidemiólogo Percy Mayta-Tristán.

La desaceleración en el ritmo de vacunación podría provocar, a largo plazo, que un gran porcentaje de la población quede desprotegida ante la llegada de nuevas variables. Por eso, los expertos recomiendan continuar con la vacunación, especialmente aplicándole la cuarta dosis a los adultos mayores que se pusieron la tercera hace más de 5 meses.

"Si todavía no tenemos la tercera dosis, ahí la recomendación es ir por la tercera. Si son mayor de 60 años que tienen 3 dosis y aún no les ha dado covid con ómicron, sí es recomendable ir por la cuarta dosis. Si nos dio ómicron después de la tercera dosis, aún no tenemos precisión de cuándo poner la cuarta, podría esperar. Pero si no me dio y soy de riesgo sí es recomendable ir por la cuarta dosis, ya se corrigió el problema de la dosis en exceso, vayan con tranquilidad a ponerse la cuarta dosis", sostiene el epidemiólogo Percy Mayta-Tristán.

Y con respecto al uso de la mascarilla, todo indica que un importante porcentaje de la población va a continuar utilizándola durante un tiempo todavía indeterminado, considerando factores como la propia vulnerabilidad o la de las personas del entorno más cercano.

"El covid no se va a ir, van a haber nuevas variantes, pequeñas olas, esperemos que no sean tan graves, justamente porque tenemos un buen nivel de inmunidad que nos permite infectarnos y no hacer enfermedad grave [...] Muchas personas van a seguirlo usando como una buena práctica y es correcto, ya sea por decisión personal, por el riesgo personal o familiar van a seguir usándola. Y de hecho, este grupo de personas van a tener menos riesgo de hacer enfermedades respiratorias", menciona el epidemiólogo Percy Mayta-Tristán.

El ministerio de salud ha anunciado que dentro de 2 semanas se levantará la obligatoriedad de mascarillas en espacios abiertos en otras 5 provincias. Sin embargo, el cubreboca va a continuar siendo un protector de uso cotidiano, por lo menos en el futuro cercano.