Millonarios gastos y contados receptores de fondos públicos directos, de Fuerza Popular

Esta casa ubicada en un reposado parque del barrio de Santa Beatriz, cercado de Lima, nos condujo a uno de los secretos mejor guardados por Fuerza Popular. El de sus gastos, el de sus cuentas con fondos públicos, con el dinero de todos. Porque, desde el 2017, el Estado entrega a los partidos con inscripción vigente varios millones de soles para que puedan –según dicen– fortalecer su democracia y su funcionamiento interno. De todos, el más favorecido con el “financiamiento público directo” ha sido, de lejos, Fuerza Popular, y es con la plata del Estado que el partido de Keiko Fujimori pagó el 24 de julio pasado, cinco días después de oficializada la victoria electoral de Pedro Castillo, 1 millón 800 mil soles por el inmueble.

Para un partido chico, pero con inscripción, 1 millón 800 mil soles sería como el atalaya; pero para Fuerza Popular no era más que parte de una suma mayor que acumuló en los últimos tres años y medio y que no pudo gastar como debía, ya sea porque no le dio tiempo a su dirigencia, o porque no tuvo la capacidad para hacerlo. Entre noviembre del 2017 y julio de este año, la organización política naranja ha recibido del Estado, por financiamiento público directo, S/. 14’532,196.

La norma sobre fondos partidarios dispone que la mitad de lo que destina el Estado debe ejecutarse en gasto ordinario o corriente, como los servicios, la planilla, los beneficios, las consultorías, los alquileres, los pasajes, las fotocopias, todo ello; y la otra mitad, a la esencia de un partido: la formación de sus militantes y cuadros, la capacitación y la investigación.

De la primera mitad, los que manejan Fuerza Popular han gastado, en ese mismo período, S/. 3’033,308, más 1 millón 800 milen julio por la casa, S/. 4’833,308en total. De la segunda mitad, pagaron S/. 6’326,252 a varios proveedores por formación, capacitación e investigación. En este segundo rubro de gastos está lo bueno. Lo bueno para unos pocos, es decir.

Porque, Fuerza Popular no se salva de ser un reflejo de lo que pasa en el país con cualquier autoridad que al final del mandato apura la obra que no hizo antes con tal de acelerar el gasto. Desde el segundo semestre del 2020, cuando ya acumulaba más de 10 millones de soles en aportes del Estado, el partido naranja apuró la ejecución de esos fondos públicos. Ya en plena etapa preelectoral.

Desde entonces, la mitad de los fondos destinados a formación, capacitación e investigación fueron dirigidos al pago de los servicios brindados por cuatro empresas. De las cuatro, sólo una de ellas, la que se encargó –eso indican los reportes– de las escuelas de formación fujimorista, la llamada “Escuela Naranja”, recibió S/. 2 millones en apenas once meses.

Ahora, veremos los detalles documentados de cómo la dirigencia naranja ha usado el dinero de todos los peruanos. Los pormenores bien podrían ser un diagnóstico de un sistema partidario agotado.

En orden cronológico, entre noviembre y diciembre del 2017, cuando tenía la primera y aplastante fuerza en el Congreso y era la hora de Becerril, de Chacón y compañía, el partido fujimorista recibió los primeros S/. 4 millones y medio de la ONPE, del Estado. Ejecutó nada. Cero.

El 2018 recibió una cantidad similar, sumando así S/. 9 millones. En capacitación destinó ese año el 1 por ciento del presupuesto para ese rubro; en formación, 6 por ciento; y en investigación, 22 por ciento, básicamente por un estudio encargado a la encuestadora Datum por S/. 232,224, sobre los problemas en algunos departamentos del país, ideología de género, sistema de justicia y la pertinencia de pertenecer a la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

En el 2019 le tocaba recibir por tercera vez S/. 4 millones y medio, pero en setiembre de ese año el entonces presidente Martín Vizcarra disolvió el Congreso y el desembolso se redujo a S/. 3’358,390, que sumado a lo del 2017 y 2018, elevaba los fondos públicos a S/. 12,3 millones. Ese 2019 ejecutó, en formación de cuadros, el 37 por ciento de lo que programó; el 16.4 por ciento en investigación; y apenas el 0.18 por ciento, equivalente a S/. 3,500, en capacitación.

Llegó el 2020 y la elección de una reducida bancada le pasó factura con el financiamiento público. Sólo le tocó ese año S/. 1’282,859. Aun así, con eso y con lo no ejecutado en los anteriores, se permitía tener un fondo de S/. 10’370,665. Hasta junio del 2020, casi todo fue gasto ordinario. De capacitación, formación e investigación, muy poco, casi nada. En julio, empezó el gasto a mano suelta.

"Antes había un poco de, para mi gusto, ineficiencia porque, habiendo recursos, no se usaba mucho en los temas de capacitación, formación e investigación", admite Luis Galarreta, secretario general de Fuerza Popular

Lo que Epicentro Tv notó al revisar las cuentas del segundo semestre del 2020 es una serie de pagos sistemáticos a una productora llamada Tres Puntas Producciones EIRL, que salen de la partida presupuestal para “formación”. Durante cinco meses, desde julio hasta noviembre, Fuerza Popular le pagó ininterrumpidamente S/. 207,700. Según los reportes que obran en la ONPE, Tres Puntas Producciones brindó el servicio de “Escuela de formación política nacional en el marco de los valores, principios, planes, propuestas del partido para el desarrollo nacional, recogiendo su pasado histórico, legado, la resiliencia e impacto de la Constitución de 1993 y los retos del Bicentenario”. Parecen el rimbombante nombre y el largo apellido de la simplemente llamada “Escuela Naranja”.

En el 2021, el servicio de Tres Puntas Producciones se llamó “Escuela digital de formación política”. Esta vez el partido se ahorró palabras, pero no tanto dinero, pues le siguió pagando durante cinco meses, de enero a mayo, S/. 205,550. En total, Fuerza Popular le pagó a esta empresa S/. 2’068,400. La pregunta es cuál fue el criterio para elegir a esta empresa. Luis Galarreta, secretario general de Fuerza Popular, responde.

"La Escuela Naranja tiene, entiendo los costos del primer año y los del segundo año, pero cuando uno lo divide entre el número de alumnos, y ahora hay una biblioteca virtual y todo el tema, el costo por alumno, el costo por alumno es 171 soles, una cosa así. Estás hablando de 5 mil personas que han pasado".

El perfil de Tres Puntas Producciones, según su propia web, es de organizador de espectáculos y eventos empresariales. Epicentro TV le pidió a su gerente general, Héctor Eduardo Flores León, el sustento en documentos e imágenes de las jornadas de formación política que tuvo a su cargo entre julio del 2020 y mayo del 2021. Flores no concedió entrevista, pero indicó que la “Escuela Naranja” ha tenido “más de 7,300 alumnos”, y “ha producido un total de 160 piezas (audiovisuales) con una duración de más de 3 mil minutos y la participación de más de 110 personalidades políticas y académicas”.

Flores señaló que para la escuela fujimorista, Tres Puntas Producciones “convocó equipos ad hoc con especialistas para los requerimientos específicos de cada proyecto”. Remitió, asimismo, un video sobre la oferta académica: veinte clases del ‘Chino’, veinte conferencias más, entre otros contenidos.

En sus videos, Tres Puntas Producciones muestra en distintas actividades Nano Guerra. Flores asegura que él y Guerra son muy amigos, pero que el hoy parlamentario no tiene ninguna participación en su empresa, y que su aparición obedece a “trabajos de Tres Puntas para la marca Somos Empresa”, de Nano Guerra. Por su parte, el congresista fujimorista le dijo a Epicentro Tv que sólo fueron “un par de charlas” sobre emprendimiento, y eso fue todo.

"La norma de la ONPE dice que uno tiene que tener los términos de referencia (…) y el área administrativa envía esta información a algunas universidades o algún instituto, dependiendo de cuál es el tema. En el caso específico, aparte de Tres Puntas, tiene que haber llegado, si no, no hubiera sido aprobado por el órgano supervisor lo que le llamamos no solo los términos de referencia sino la multiplicidad de postores", dice Luis Galarreta.

La segunda empresa con mayores ingresos entre los proveedores del partido naranja es la encuestadora Datum Internacional, que en octubre del 2018 y marzo del 2019 realizó para el partido estudios sobre problemas en regiones, ideología de género, sistema de justicia y Corte Interamericana de Derechos Humanos, así como una encuesta pública en la última campaña electoral, por un total de S/. 749.768. Urpi Torrado, de Datum, le dijo a Epicentro TV que sólo el último producto fue una encuesta sobre la última elección. Las demás no se publicaron nunca, señaló.

La tercera empresa en la lista top de Fuerza Popular se llama Pacific Latam SA, a la que la organización política le ha pagado S/. 498,000 por el servicio de “Programa nacional de formación en oratoria política, inteligencia emocional y comunicación estratégica”. En la plana directiva de Pacific Latam figura como vicepresidente un exasesor de congresistas fujimoristas y del destituido contralor Edgar Alarcón, Juan Carlos Ruiz.

La cuarta empresa, llamada Centro de Innovación en Política Pública, ofreció servicios de capacitación en emprendimiento e innovación y en liderazgo y empoderamiento de la mujer por S/. 388,500. Uno de los socios de la empresa es Gustavo Nakamura, quien fue miembro del equipo técnico de Fuerza Popular en el último proceso electoral.

Las cuatro empresas mencionadas recibieron pagos de Fuerza Popular ascendentes a S/. 3’702,668, el 51% de lo que el partido pagó por formación, capacitación e investigación. Un gasto muy importante.

Fuerza Popular hizo otros pagos de menor octanaje a otros proveedores. Por ejemplo, S/. 132,500 por el “Encuentro nacional de formación política y planificación estratégica de jóvenes de Fuerza Popular”, a la ONG Reflexión Democrática, que se hizo conocida porque en la segunda vuelta electoral del 2016 recibió 100 mil dólares de la Confiep para apoyar a algunos candidatos al Congreso de entonces.

Hay varias actividades por las que pagaron a la Universidad de Piura (S/. 348,900), la Universidad Continental (S/. 220,000), la Universidad San Ignacio de Loyola (S/. 192,600), una empresa llamada PCR Consultores (S/. 180,000), a la excongresista Úrsula Letona por estudios sobre servicios públicos (S/. 129,400). Todo este gasto, con el actual perfil de Fuerza Popular, ¿ha mejorado las cosas en el partido?

Luis Galarreta responde:

"Si a mí me dices cómo ha mejorado, yo creo que bastante porque tenemos una base de militancia más informada, más capacitada, con argumentos más claros para poder sustentar, rebatir o refutar posiciones".

El ojo ya está puesto sobre los gastos de los partidos, en un país en el que hay una debacle en su fortaleza y en su propia imagen. La de Fuerza Popular se ha manifestado en las últimas elecciones. Por eso, estos fondos, cuantiosos y claves, merecen una revisión meticulosa de la ONPE. Para que no sea, justamente, plata tirada al agua.