Los que se interpelan y se censuran entre sí, sin compasión y sin causa, son los propios integrantes del gobierno y de su bancada. El presidente, Pedro Castillo, tiene una guerra civil y otra abierta con el exterior y ya ni el sombrero parece ser su aliado. Este no es un reportaje más de análisis y pronósticos, les presentamos pruebas de la pugna. Nos han hecho llegar conversaciones del chat de la bancada de Perú Libre que parecen sacadas del bando enemigo.

Miércoles 29 de septiembre. La bancada de Perú Libre, mediante este comunicado, pide la renuncia del canciller Óscar Maurtua y del vicecanciller Luis Chávez, por sus reacciones y explicaciones de la reunión que tuvo lugar en México, entre el presidente Castillo y su homólogo venezolano, Nicolás Maduro.  Además, al canciller tampoco le perdonan sus diplomáticos comentarios en contra de la ley de medios, presentada por ellos. Esta es la previa a ese comunicado, pidiendo sus cabezas.

Chat de bancada de Perú Libre, 29 de septiembre 10:48 de la mañana.  Vladimir Cerrón Rojas manda al chat un borrador de comunicado pidiendo las renuncias. El más rápido en contestar es el premier Guido Bellido, quien escribe: “tiene que ir dos cosas, la renuncia inmediata del vicecanciller por contradecir al presidente y también el Maurtua debe renunciar en el día camaradas” (sic). “De acuerdo,” responde Vladimir Cerrón. Otros congresistas empiezan a reenviar y comentar el borrador de comunicado que, finalmente, se hizo público en la noche de ese día. Hay que decir que no todos los congresistas de la bancada estuvieron de acuerdo con el comunicado. Pero en la conversación subyacen dos cosas importantes: una que el premier azuza para que su bancada pida la renuncia de uno de sus ministros y dos, llama “el Maurtua” al canciller Maurtua. ¿Cómo serán esos consejos de ministros?

11 de septiembre, muere el líder senderista Abimael Guzmán, el congresista Roberto Kamiche, del ala moderada de la bancada, escribe: “buenos días, colegas les informo que Abimael Guzmán acaba de fallecer”. A la misma hora, el presidente del partido tuitea otra cosa y más tarde otra, sin mención alguna a la muerte del líder senderista. El congresista Kamiche insiste: “sería bueno un comunicado por ese motivo, ya que con ese fallecimiento se cierra un capítulo nefasto en la historia del país”. No hay reacción, solo algunos congresistas en sus propias redes sociales se manifestaron. La bancada en este caso no vio necesidad de decir ni pío.

El 16 de septiembre, aquí en Epicentro, damos la primicia de que el Consejo de ministros votó en contra de un decreto supremo presentado por el ministro de justicia para cremar el cadáver de Abimael Guzmán. Informamos además que solo cinco ministros votaron a favor.  El premier Guido Bellido salió raudo a mentir y a negar la información. A continuación, lo que se escribió en el chat de la bancada. El presidente del partido, Vladimir Cerrón, reenvía el rebote de nuestra primicia y escribe:” en realidad fue 6 contra 13”.  Se refiere a que 6 ministros votaron a favor del decreto de la cremación y 13 en contra. El propio Cerrón reconoce que el premier es un mentiroso y parece sentirse conforme con el resultado de esa votación. Tanto así que, a reglón seguido, empieza a enumerar las leyes que la bancada debe aprobar, para lo que recomienda empezar a trabajar en proyectos de ley. O sea, él mismo es. Al segundo, una de sus congresistas más obedientes le responde: “gracias por su aporte camarada Vladimir”.

El 16 de septiembre, empieza el acoso y derribo, en el chat, a la congresista Betsy Chávez, de Tacna, castillista y moderada. Las “Cerrón lovers”, encabezadas por la congresista Kelly Portalatino, atacan en jauría.  Portalatino reenvía este tweet, en el que se lee: “Betsy Chávez juega a un solo partido bien definido: Betsy Chávez. Me da la impresión de que cuando lo crea conveniente abandonará Perú libre y luego a Pedro Castillo”.  Kelly Portalatino, reenvía otro tweet, ahora de la propia Betsy Chávez, en el que ésta manifiesta su total apoyo a la iniciativa de la fiscalía y del ministro de justicia para proceder a la cremación de los restos de Abimael Guzmán. Como si estar de acuerdo con eso fuera un pecado hasta para los ateos.

El 25 de septiembre salió publicado en el diario Perú 21, un perfil de ella, en donde reconocía ser de izquierda regional, pero no radical y además decía estar a favor de la Asamblea Constituyente, pero no en este momento y se pronunciaba en contra de la ley de medios presentada por un sector de su bancada. Como no podía ser de otra manera, otra congresista del ala Cerronista reenvía al chat la nota con una postdata:” Lamentable que aún siga perteneciendo a la bancada de Perú Libre. Por dignidad, si no comulgo con un partido, ¡renuncio!”.  Con rapidez de águila le responden los hermanos Cerrón, primero Vladimir, el presidente del partido: “todo es pasajero, sobre todo el poder. Nada es eterno, todo perece, salvo la transformación”. Todo un poeta. Su hermano y portavoz de la bancada, Waldemar Cerrón, complementa: “la contradicción dialéctica lleva a identidad necesaria de seguir construyendo un partido”. Hacen falta seis diccionarios para entenderlo. También mete su cuchara el presidente del consejo de ministros, Guido Bellido, quién parece vivir enganchado al Whatsapp en vez de a la realidad nacional: “firmeza en la línea del partido sin claudicaciones. Saludos camaradas”. Por si acaso, la congresista aludida, Betsy Chávez, está en este chat ¿Cómo se sentirá? Quién sabe. Una de las pocas que sale en su defensa es su colega Silvana Robles, de Junín: “en nuestra bancada todos somos importantes. Podemos discrepar sin ser necesariamente desagradable. Fuerza, fuerza compañeros”.

Pero hay más en el chat de la bancada de Perú Libre, un grupo también practica el vudú político contra la vicepresidenta del gobierno y ministra, Dina Boluarte. Sí, tal cual lo escuchan.

El 17 de septiembre, el portal Lima Gris publicó que, según sus fuentes, su ministerio se había gastado seis millones de soles en publicidad para lanzar el programa social Yapanay Perú. El premier Bellido reenvía la nota al chat de la bancada, pero no para que ésta salga en defensa de su ministra. Nada que ver. Por eso también manda un emoticón lúdico-festivo y, al toque, responde la corte. La congresista Milagros Rivas pone uno de sorpresa, pero quien actúa y hace la tarea como se debe, es la parlamentaria Portalatino y escribe:” ante ello, envié una solicitud a su despacho requiriendo dicha información” y manda el oficio que ha enviado al Midis. Así se maneja el presidente del consejo de ministros, en vez de levantar el teléfono y llamar a su ministra, escribe al chat de la bancada para que la hagan puré. Es realmente inaudito.

Pero ahí no queda la cosa contra la ministra y vicepresidenta Dina Boluarte. También en septiembre, el diario La Razón saca esta portada. “Cría cuervos” refiriéndose al alejamiento entre Vladimir Cerrón y Dina Boluarte. Quién envía la carátula al grupo de WhatsApp es, como no podría ser de otra manera, la congresista Kelly Portalatino: “la noticia insinúa – escribe- que se está voceando a Dina Boluarte como primera ministra, motivo por el cual sería probable que pretendiera distanciarse del premier Guido Bellido. Nos quieren dividir por los flancos más débiles” y continúa “también es cierto que hay cierta actitud de la vicepresidenta que llama la atención -y empieza a enumerar- contradijo la versión de Guido Bellido sobre el consejo de ministros que tocó el tema del cadáver de Abimael Guzmán.”

Sin embargo, este miércoles, Guido Bellido sentó a su costado a la vicepresidenta, para anunciar que el gobierno va a defender con uñas y dientes al ministro Maraví, si este es censurado ¿Quién entendió algo?  A Maraví, Bellido primero le pidió la renuncia. Ahora quiere morir matando por él. Sin embargo, a su ministra y vicepresidenta le mete todos los cuchillos que puede por la espalda, pero la sienta a su costado para legitimar decisiones.  Un presidente que ponga orden por favor, un presidente que, aunque esté pasmado tenga un espasmo.

A otro, que parte de la bancada de Perú Libre quiere ver fuera, es al ministro de Economía, Pedro Francke. En el chat, ponen y comentan el primer número del diario Marka con k, cerronista con todas las C. La carátula es el ministro y el titular: “el presupuesto neoliberal de Pedro Francke”. Quién envía el diario al chat es Vladimir Cerrón, su hermano, Waldemar, le hace vivas, la congresista Kelly Portalatino saca músculo y camarada María Agüero escribe: “Marka nos irá marcando el horizonte”. El horizonte…. lo hay?  El ministro de justicia, Aníbal Torres es también muy querido por el ala cerronista de la bancada, por eso el sacrosanto líder no se corta un pelo y envía al chat críticas sobre él.  En este caso, lo bueno es que el ministro Torres no se calla, defiende sus fueros y va por la libre.

El reglaje, la persecución a pensamientos críticos, la venganza del poder, el hombre desquiciado por él y los modos de la política más sucia en versión chat de WhatsApp. El problema es que hay un país que necesita gobierno.