Transparencia Internacional, y su capítulo peruano Proética, presentan el informe de Percepción de Corrupción 2023, que ubica al Perú por debajo del promedio mundial, en el puesto 121 de 180 países, y en el tercio inferior en el continente americano. El 80 por ciento de la población mundial vive en países con altos niveles de corrupción.

Policías en actividad asaltan a un hombre para robarle 40 mil dólares en medio de una trama de tráfico ilegal de mercurio. La secretaria del expresidente Vizcarra sostiene que a él le daban dinero en mochilas y en un portamapas en plena oficina de Palacio de Gobierno. Una turista rumana cuenta cómo le vendieron por el doble de precio una entrada para Machu Picchu. Trabajadores del Congreso denuncian que sus jefes congresistas les mochan el sueldo, pero sus colegas desestiman las denuncias y archivan los casos. Son solo algunas de las noticias de estos últimos días que evidencian grandes niveles de corrupción y falta de transparencia en el ámbito público. Niveles que han sido confirmados en el más reciente informe del Índice de Percepción de Corrupción 2023, presentado este martes por Transparencia Internacional.

La situación de Perú es dramática: el país está 10 puntos por debajo del promedio mundial que es de 43 pero además perdió 3 puntos y descendió 20 puestos en el último año. Perú se ha ubicado 121 entre 180 países, con un índice de transparencia de 33, el mismo índice que tienen Angola, Uzbekistán y Mongolia.

Este es el mayor descenso en el índice que sufre Perú desde 2012.

En el continente, Perú se ubica en el tercio inferior, en el mismo grupo en el que están Nicaragua, Venezuela, Haití y Honduras.

El ranking internacional publicado por Transparencia ubica en el primer lugar por sexto año consecutivo a Dinamarca con 90 sobre 100 en transparencia, segundo Finlandia con 87, tercero Nueva Zelanda con 85, cuatro Noruega con 83 y quinto Singapur con 83 puntos. El último lugar lo ocupa Somalia con 11 puntos y el penúltimo, Venezuela con 13.

En este año, 28 países mejoraron su posición en el ranking, 34 entre ellos Perú empeoraron y 118 siguieron igual.

El informe registra una cifra dramática: el 80 por ciento de la población mundial vive en países que tienen menos de 50 puntos en el índice de corrupción. En el continente americano el 66 por ciento de los países están por debajo de 50 puntos, en África Subsahariana, el 90 por ciento y en Europa del Este, el 95 por ciento. La corrupción, dice Transparencia, tiene relación directa con la injusticia y las barreras para acceder a la Justicia que afectan a los más desfavorecidos. Daniel Eriksson, CEO de Transparencia Internacional sostuvo que “la corrupción empeora la injusticia social y afecta desproporcionadamente a los más vulnerables. En muchos países, persisten los obstáculos a la justicia para las víctimas de corrupción. Es tiempo de romper las barreras y asegurar que la gente pueda acceder a la Justicia de manera efectiva. Todos merecer un sistema legal inclusivo donde las voces de las víctimas sean escuchadas en cada etapa”.

Las recomendaciones del informe de Transparencia para el mundo entero se concentran en la justicia y la transparencia: fortalecer la independencia del sistema judicial, hacer la justicia más transparente, introducir mecanismos de monitoreo de integridad en la justicia, mejorar el acceso a la justicia, promover la cooperación a través de mecanismos alternativos al sistema de justicia y ampliar las vías de aplicación de responsabilidades en casos de gran corrupción, lo que implica por ejemplo la reducción de inmunidades.

Unas recomendaciones pertinentes pero difíciles de aplicar en países en donde el poder político tiene poco interés en mejorar el acceso a la justicia y la reducción de privilegios para los poderosos y la ciudadanía no tiene la suficiente fuerza para movilizar esos cambios.

Compartir