El lunes, el Poder Judicial le impuso una prisión preventiva de 9 meses al presidente de la Junta de Fiscales Provinciales de Lima Sur, Ricardo Rojas León, acusado de corrupción de funcionarios. Pero ¿qué se le imputa exactamente al fiscal Rojas y cuáles son las pruebas en su contra? El caso Corbacho se remonta al año 2012, después de que el empresario Santiago Corbacho Montesinos, uno de los socios de este proyecto inmobiliario, ubicado en Punta Negra, denunció por usurpación a sus otros dos socios, los empresarios Racso Guillermo Miroquesada Vegas y Ricardo Germán Valderrama Cueva. Según la denuncia, Miroquesada y Valderrama tomaron posesión del terreno dejando de lado al denunciante.

"Se le entregó la suma de 5 mil dólares a Ricardo Rojas León, suma que fue entregada en varias sumas de dinero y la persona encargada de entregar estas sumas fue el señor Willington Ojeda Guerra", manifestó el fiscal adjunto superior Eiser Jimenez.

Un colaborador eficaz ofreció detalles precisos sobre las entregas de dinero al fiscal.

Un testimonio que fue confirmado por el propio asistente del fiscal Rojas, José Luis Corcuera Bocanegra, hoy investigado como cómplice, quien declaró:

El trato era que el fiscal Rojas León, en esa época asignado a la fiscalía provincial penal de Lurín, desestimara la denuncia interpuesta en contra de los empresarios. Y en abril del 2013, el fiscal Rojas la archivó. En un audio grabado por uno de los implicados en las entregas de dinero, el propio fiscal Rojas reconoce que hubo pagos en el caso Corbacho, aunque no recuerda el monto preciso.

Fiscal Rojas: "¿Qué abonos habían ahí? ¿o se los has dado a Corcuera en realidad?"

Interlocutor: "No, a ti también te caí"

Fiscal Rojas: "¿Cuánto supuestamente sacó Corbacho?"

Interlocutor: "No me acuerdo, o sea, son montos, o sea"

Fiscal Rojas: "¿Han sido 5 mil dólares?"

Interlocutor: "No sé, menos, pero sí han dado, o sea, hemos pues dado de 500 en 500"

En el caso Willo, la fiscalía acusa al fiscal de haber recibido 1800 soles para limpiar al exalcade de Punta Negra, Robespierre Ojeda cuando fue detenido por conducir en estado de ebriedad y sin brevete. En el caso El Mirador, el fiscal Rojas es acusado de haber coordinado con el juez Carlos Sánchez Balbuena para emitir una sentencia absolutoria a favor de los empresarios Miroquesada y Valderrama por la compra de 60 hectáreas a la municipalidad de San Bartolo.

El caso Chela tiene que ver con una denuncia interpuesta por los mismos empresarios Miroquesada y Valderrama en contra de una docena de personas que habían denunciado ante los medios que ambos se estaban apropiando irregularmente de terrenos en el sur de Lima. En este caso, el fiscal Rojas formalizó la denuncia de los empresarios y dictó mandato de detención en contra de dos denunciados.

Fiscal Rojas: "Mira, este, he pensado en una solución, este, bastante, de repente un poco, que te puede parecer un poco perturbadora, pero creo que es la mejor solución. ¿Es tu celular? ¿Lo puedes apagar, mejor? Para no tener ningún problema"

Interlocutor: "Ya, lo apago"

Fiscal Rojas: "También voy a apagar mi celular"

El 6 de abril, el fiscal Rojas se reunió con uno de los implicados en los pagos de sobornos. En la conversación, Rojas se muestra muy interesado en saber quiénes están colaborando con la investigación en su contra.

Fiscal Rojas: "Hay, en este caso, hay un colaborador eficaz"

Interlocutor: "Sí, eso estoy viendo"

Fiscal Rojas: "Que es Willo"

Interlocutor: "Estoy viendo"

Fiscal Rojas: "Y un testigo protegido que es el 3-2021"

Interlocutor: "¿Puede ser quién?"

Fiscal Rojas: "Ya, ¿tú no eres ese testigo protegido?"

Interlocutor: "No"

Fiscal Rojas: "¿Me das tu palabra de que no eres?"

Interlocutor: "Te doy mi palabra que yo no soy"

Fiscal Rojas: "Ya, ¿quién puede ser ese testigo protegido?"

Haciendo gala de su experiencia como fiscal para tratar casos de corrupción, le propone una estrategia legal: alterar los hechos para que encajen como un delito que ya habría prescrito.

Fiscal Rojas: "Ya, mira, yo lo que, lo que, yo planeo una estrategia, ¿ya? Este, y darle una salida no por corrupción sino por tráfico de influencias"

Interlocutor: "Ya"

Fiscal Rojas: "Ese tráfico de influencias prescribe a los 8 años"

Interlocutor: "Hasta el año pasado fue"

Fiscal Rojas: "O sea máximo te pudieron haber investigado hasta el 2021"

Intenta persuadirlo para que declare ante la justicia que los sobornos sólo los recibió su asistente Corcuera y que, cuando decía que el dinero era para el doctor Rojas, estaba “bluffeando”.

Fiscal Rojas: "Si te preguntan por ese mensaje o por otros mensajes tú puedes decir, tú puedes decir no, bueno, yo siempre decía que era para el doctor Rojas pero realmente con el que había hablado era con el doctor Corcuera, ¿no? Y de ahí también, yo, yo cogía algo, ¿no?, porque, porque me pagaban muy poco pues, entonces hay muchos mensajes que también he indicado pero que no eran realmente para el doctor, sino era para mí, o sea, yo me, yo me, era una forma de, de conseguir algo más, pues, ¿no?"

Interlocutor: "Mh"

Fiscal Rojas: "Tú puedes decir que todo eso era un bluff para que ellos te paguen, ¿me entiendes o no?"

Interlocutor: "Sí te entiendo"

Fiscal Rojas:" Yo nunca he hablado con el doctor Rojas, con el único que he hablado es con Corcuera ¿ya? Y Corcuera me indicó que tenía llegada o influencia con el doctor Rojas y que los casos iban a salir y que él iba a coordinar con el doctor Rojas"

Finalmente, le propone ponerle un abogado.

Fiscal Rojas: "Mira, ¿qué te parece si yo te (ininteligible) con un abogado para que te entrene y te acompañe a la diligencia?"

Interlocutor: "Ya"

Los audios mostrados son, para la fiscalía, prueba irrefutable de la intención del fiscal Rojas de obstaculizar la acción de la justicia. Y se convirtieron en un argumento de peso para el fiscal adjunto Eiser Jiménez cuando solicitó la prisión preventiva en su contra.

Acorralado por los testigos y las pruebas recabadas por la Fiscalía Superior Especializada en delitos de corrupción de funcionarios de Lima Sur, a Rojas León no le quedó otra alternativa que confesar ante el fiscal superior Alfonso Barrenechea Cabrera:

Ahora en el banquillo de los acusados, el fiscal Ricardo Rojas León intentó justificar sus intentos de torcer los testimonios de los otros implicados, afirmando que lo hizo por instinto de supervivencia.

"Yo reconozco que cometí un gran error al momento de realizar acciones que podrían interpretarse como obstaculización de la justicia, ese fue mi error, creo que es un instinto humano escapar de cualquier riesgo y es en ese sentido que se debe entender", declaró el fiscal Ricardo Rojas.

El lunes 27 de abril, el Poder Judicial le dictó 9 meses de prisión preventiva al fiscal Rojas León y 9 meses de detención domiciliaria a su asistente José Luis Corcuera Bocanegra, quien es sindicado como cómplice.

"El que habla ha reconocido los hechos con el fin de facilitar el trabajo de la fiscalía y someterme a una terminación anticipada. Le ruego que analice el caso objetivamente y que vea la pena que realmente corresponde en función de los hechos acreditados", manifestó el fiscal Ricardo Rojas.

La fiscalía está pidiendo 12 años de cárcel para el presidente de la Junta de Fiscales Provinciales de Lima Sur, Ricardo Rojas León, por el delito de corrupción de funcionarios en las modalidades de cohecho pasivo y tráfico de influencias.