No son necesariamente las cartas que se juega el líder del ‘Andahuaylazo’ para pelear por su libertad. Son escritos que redactó a mano para el presidente Pedro Castillo, para el ministro de Justicia Aníbal Torres, y para su amigo Virgilio Acuña, en donde expresó que la recientemente destituida jefa del INPE, Susana Silva, era un problema para lograr su objetivo. Entre sus deseos y la decisión del gobierno de despedir a la funcionaria, hubo absoluta coincidencia.

Mucho se ha especulado sobre la destitución de la abogada Susana Silva Hasembank como directora del Instituto Nacional Penitenciario, INPE, ocurrida en la primera semana de febrero pasado. El actual premier, Aníbal Torres, quien era ministro de Justicia cuando ocurrió todo, dijo que le perdió la confianza cuando Alberto Fujimori fue enviado a su cárcel dorada en la Diroes luego de ser dado de alta en la clínica en la que estaba internado.

Pero también se especuló que Silva era un obstáculo para liberar a Antauro Humala, y que eso gatilló su salida. Quizá algunas cartas escritas por Humala desde su celda puedan explicar lo que pasó.

El 29 de noviembre de 2021, los abogados y familiares de Antauro Humala presentaron al INPE el pedido formal para que se declare cumplida su condena por redención de trabajo y estudio, un recurso que le permitiría restar días de prisión si acredita que estudió y trabajó en la cárcel.

Humala pide que se le reconozca el tiempo en que escribió un libro mientras estuvo preso en la Base Naval del Callao. Su abogada, la penalista Carmen Huidobro, alega que su patrocinado ya no debe seguir un solo día más encerrado.

No solo ya debe estar libre, sostiene Huidobro, sino que, además, la solicitud presentada el 29 de noviembre pasado debió haberse resuelto en el plazo de un mes. Lo que demanda es que el INPE cumpla la ley.

Al parecer, desde la presentación de su pedido de redención de condena, incluso desde antes, Humala veía en Susana Silva, la hasta hace poco jefa del INPE, una piedra en el zapato para lograr su libertad. Unas cartas que escribió para el presidente Pedro Castillo, para el ministro Aníbal Torres y para su amigo Virgilio Acuña, revelan el estado de ánimo de Humala.

Epicentro Tv ha obtenido copia de esas cartas.

La abogada Carmen Huidobro ha negado la veracidad de los escritos. Pero las cartas obtenidas por Epicentro coinciden con las que tiene uno de sus portadores, Virgilio Acuña, quien sí las ha reconocido.

Por ejemplo, la carta que Antauro le escribió a él el 13 de diciembre del 2021, y que dice:  

“Estimado Virgilio (…) Te agradeceré que concretes una cita entre el viceministro (Minjus) a cargo de mi expediente de libertad y mis abogados Carmen/Américo”, en referencia a Carmen Huidobro y Américo Prieto.

Párrafo siguiente, precisa:

“Ten presente (y que lo tenga también Aníbal) que la actual jefa del INPE me tiene brinca y me indispone con Aníbal y sus vices. Esta señora siempre opinará contra mí. Hay que neutralizarla”.

Carta de Antauro Humala a Virgilio Acuña, el 13 de diciembre de 2021

Dos semanas antes, el 29 de noviembre, el día en que se presentó la solicitud al INPE de redención de pena, Humala le había escrito a Virgilio Acuña. Éste dice que esa carta no le llegó y cree saber por qué.

En aquella carta, Antauro Humala dice:

“Ojalá las conversaciones entabladas con don Aníbal lleguen a buen puerto, o sea, que se materialicen en mi libertad”.

Luego, le cuenta que ese día sus familiares y abogados presentarían el pedido de liberación por redención de condena –como así ocurrió–, y añade:

“Sería terrible que esta solicitud sea rechazada por la jefa del INPE (que, como te expresé anteriormente, me lleva animadversión personal desde la época del lagarto Vizcarra)” (…) “Esto quisiera que lo converses con Aníbal. Sería estupendo que la jefa del INPE sea relevada cuanto antes”.

Carta de Antauro Humala a Virgilio Acuña, el 29 de noviembre de 2021

Once días atrás, el 18 de noviembre, Aníbal Torres había recibido en su despacho del Ministerio de Justicia al excongresista y amigo de Humala, Virgilio Acuña.

Antauro Humala también le ha remitido escritos al ministro Aníbal Torres y al presidente de la República, Pedro Castillo.

La carta dirigida al presidente Castillo tiene fecha 15 de octubre. Allí, Humala le explica su situación carcelaria, la misma que, en su opinión, es muy simple:

“Es simplísima de solucionar, cambiando a la actual jefa del INPE [Susana Silva] que ni siquiera es funcionaria de carrera penitenciaria”.

Carta de Antauro Humala a Pedro Castillo, el 15 de octubre de 2021 (1)
Carta de Antauro Humala a Pedro Castillo, el 15 de octubre de 2021 (2)

Epicentro Tv solicitó a la Dirección de Comunicaciones de Palacio la posición del presidente Castillo respecto de este caso, pero el jefe de ese despacho, Rodolfo Idrogo, respondió que la recargada agenda del jefe de Estado le impedía ver este asunto con él.

Virgilio Acuña le aseguró a Epicentro que nunca pudo entregarle la carta dirigida al mandatario, ni al ministro de Justicia, Aníbal Torres.

Ello, pese a que estuvo con Torres en el Minjus el 18 de noviembre, y en Palacio con el presidente los días 3, 10 y 17 de agosto, 10 de setiembre y 13 de diciembre de 2021, como lo acreditan los registros de visitantes.

Pese a que el primer ministro dice que destituyó a Susana Silva Hasembank por enviar de regreso a Alberto Fujimori de la clínica a la Diroes, este hecho ocurrió el 13 de diciembre pasado. Ni en ese momento, ni después, y hasta el cese de Silva de la dirección del INPE, Aníbal Torres le hizo algún reclamo o llamado de atención por enviar a Fujimori al penal de Ate.

El 3 de febrero en la tarde empezaron los rumores sobre la destitución de Silva del INPE. La asociaron con el factor Antauro Humala. Fuentes del Ministerio de Justicia dijeron a Epicentro que, ante ello, Silva tomó el teléfono y le escribió a Aníbal Torres, pidiéndole que le explicara por qué circulaban esas versiones, así como una reunión personal.

La respuesta del ministro fue: “mañana presente su carta de renuncia”. Segundos después, el ministro borraría el mensaje.

La defensa de Antauro Humala va a persistir en su liberación, pues, asegura haber sobrepasado la condena que se le impuso y que hoy sigue permaneciendo de manera ilegal en prisión. Su abogada, Carmen Huidobro, asegura que durante el juicio por el ‘Andahuaylazo’ demostró con un peritaje que quienes asesinaron a los policías en la asonada del 2005, fueron comandos del Ejército, no Antauro Humala ni los etnocaceristas.

La pericia balística, de enero del 2005, concluye que los cuatro efectivos de la Policía Nacional muertos a balazos en la asonada recibieron disparos “de atrás hacia adelante”. En esa dirección. El documento acreditaría, para la defensa de Humala, que sus dirigidos no asesinaron a los policías. Durante el juicio por el ‘Andahuaylazo’ no se presentó otra pericia que respondiera o corrigiera la de enero del 2005.

“De 82 abogados, fui la única que se dio cuenta que los cuatro policías habían sido muertos por la espalda, por disparos provenientes de cuatro francotiradores del Primera Brigada de Fuerzas Especiales, Brife, que estaban ubicados en el Cerro Huayhuaca”, sostiene la abogada Huidobro.

El INPE aún no resuelve el pedido de Antauro Humala para su liberación. El tiempo que le quede en prisión es un tema que se resolverá en la vía administrativa, únicamente. Mientras evalúan su liberación, el interno ha pedido el  cambio de régimen carcelario, de “especial” a “ordinario”, y también el traslado de penal, de Ancón II a Virgen de la Merced, en Chorrillos. En sus escritos señala que es lo que le corresponde.

Eso, que posiblemente vaya a ocurrir, no impide, sin embargo, saber qué pasó realmente con el despido de Susana Silva de la jefatura del INPE. La explicación de que fue por el caso Fujimori no cuenta con evidencia que la respalde. Hay, en cambio, coincidencia entre los deseos expresados por Antauro Humala y la decisión del ministro Aníbal Torres de cesar a la funcionaria. Y ese sí es un tema –otro más– que tiene que explicar el gobierno.