En esta ocasión les proponemos deconstruir la palabra: “cojudigno”. Dos lexemas, dos adjetivos unidos que forman una sola palabra.

Se trata de un interesante y revelador neologismo peruano que nos dejó la salvaje campaña electoral del 2021.

Un vocablo que descifra cómo se percibe la realidad política del Perú desde la orilla más a la diestra, un significante digno de análisis, aunque parezca cojudo analizarlo.

Es decir, este reportaje que usted verá, bien podría ser calumniado de "cojudigno", Escucharemos la versión, de propia boca de aquellos quienes enarbolan, desde bien a la derecha, el epíteto de moda, pero también recurriremos a la definición, sin pasiones vitalistas.

Descifraremos el significante que de "cojudigno" manejan los voluntarios que utilizan con insistente vitalismo  el término que nos ocupa  y que tuvieron  la generosidad de hacer una pequeña catarsis pública para  esta pretensiosa hermenéutica.