Fueron necesarios más de 325 bomberos, 58 unidades de las cuales 19 son camiones contra incendios, 5 ambulancias y 2 unidades de emergencia. 12 cisternas, 5 unidades, 4 escalas telescópicas y todo un puesto de comando dirigiendo las operaciones para controlar el incendio en las galerías de Mesa Redonda. Un esfuerzo tremendo que, como siempre, más allá de las negligencias que ocasionan los siniestros, tiene en la presión de agua de nuestra capital, el principal enemigo para combatirlos.

Tuberías defectuosas que retrasan hasta el triple de tiempo, la labor de los bomberos. ¿Hasta cuándo, señor Muñoz, señor Castillo, congreso, Defensa Civil, Sedapal? ¿De qué sirve que otros peruanos arriesguen su vida si, 20 años después de la tragedia que sí se llevó vidas humanas,  en este mismo lugar, el problema de la presión de agua sigue sin resolverse? Epicentro TV estuvo ayer en el teatro de operaciones. En este reportaje de René Gastelumendi, de la mano de los propios bomberos, usted entenderá este clamor que las autoridades nacionales no son capaces de escuchar.