Las interceptaciones telefónicas legales revelan que el proveedor Manuel Altamirano Ramírez habría acordado con la presidenta Ejecutiva de ESSALUD, Fiorella Molinelli, la adquisición de seis tomógrafos para esa institución, tres a su precio de costo y tres a sobreprecio. Según la resolución, Altamirano Ramírez y el también proveedor Fernando Obregón Mansilla habrían concertado con los representantes de la empresa Tecnología Industrial y Nacional - TECNASA - para que se modificara la cotización inicial de los tomógrafos, que habrían estado sobrevalorados en un millón de soles cada uno. La adquisición se concretó el 13 de enero del 2021 por la suma total de S/. 13’380,00.00.

En la llamada telefónica interceptada el 16 de agosto del 2020, Altamirano le comenta a Obregón que Fiorella Molinelli le había advertido que los tomógrafos estaban sobrevalorados en más de un millón de soles: “Me acaba de contestar la tía, me dice que ahí te voy a reenviar ´pe, le han dicho que se han reunido con 5 expertos el viernes y le han dicho que no, que eso está sobrevalorado en un millón doscientos mil”.

En la llamada del 18 de agosto, Altamirano le dice a Obregón: “mira, ayer la tía me dijo ya, el que ha movido esto es Bobadilla”. Según la investigación, Altamirano se refiere a que Molinelli le habría informado que Juan José Bobadilla Aguilar – Gerente Central de Proyectos de Inversión de ESSALUD – fue el que advirtió la presunta sobrevaloración de los tomógrafos.

Un mes más tarde, Altamirano le dice a Obregón en otra llamada telefónica: “Me acaba de decir Fiorella on, ta que me pide el sustento pa cagarlo a Bobadilla, te acuerdas que tú lo tenías”. Lo que revelaría el interés de Molinelli en sacar a Bobadilla de su puesto en ESSALUD por haber cuestionado el proceso de contratación de los tomógrafos.

Paralelamente, Altamirano y Obregón habrían coordinado con representantes de la empresa TECNASA para el otorgamiento de la buena pro. El 27 de agosto, Obregón le dice a Altamirano: “Los de TECNASA dique que están preparándose para la licitación de mañana (…) ya dile que se le va a ayudar pues no (…) lo que va a ayudar más, es desprestigiar la otra compra”. Al día siguiente, TECNASA envió su cotización a ESSALUD como respuesta a la invitación que le hizo la entidad.

El viernes 4 de setiembre Manuel Altamirano y Fernando Obregón sostienen esta conversación:

FERNANDO: mira, los de TECNASA ahorita van a venir acá, a mi casa ¿no?

MANUEL: ya.

FERNANDO: ya cerca de mi casa, ya entonces yo con ellos simplemente lo que vamos a quedar es que van a tirar el precio hacia abajo.

MANUEL: sí pues (…) y nosotros le vamos a decir con qué precio pueden ganar.

FERNANDO: claro, hay que decirle con qué precio pueden ganar y así vamos, claro.


La presunta sobrevaloración habría sido tan evidente que Altamirano y Obregón coordinaron con los representantes de la empresa para que bajaran el precio y manejaran una sobrevaloración más “prudente”.

El 7 de setiembre, ambos sostienen este diálogo revelador:

MANUEL: ya, llámalos ahorita a los de TECNASA, los están llamando en estos momentos para una resolución.

FERNANDO: Ya, okey.

MANUEL: ¿Sabes cuál va a ser la solución? Comprar los tres al precio de su estructura de costo.

FERNANDO: Ya.

MANUEL: Ya, y los otros tres lo van a licitar, ya en los otros tres ya le meten la rata pe on.

FERNANDO: ya, está bien, ya.

Una llamada que coincide con la actualización de contrato presentada por TECNASA el 10 de setiembre del 2020, en la que la empresa subsanó su cotización; lo que le permitió finalmente ganar la buena pro.

TECNASA importó lo seis tomógrafos con un valor total de S/. 8’458,020.00 y se los vendieron a ESSALUD a S/. 13’380,00.00; una sobrevaloración aproximada de casi 5 millones de soles.

Según la investigación, Manuel Altamirano era el enlace entre los representantes de la empresa TECNASA y los funcionarios de ESSALUD. Las pesquisas revelan que Altamirano habría coordinado directamente con la presidenta ejecutiva de ESSALUD, Fiorella Molinelli.

Investigación en proceso...