Cada hora que pasa conocemos más detalles cuestionables sobre las hojas de vida de los nuevos ministros. Y el nuevo titular de la cartera de Justicia y Derechos Humanos, Ángel Fernando Yldefonso Narro, no es la excepción. Su hoja de vida nos muestra a un hombre de leyes que se ha desempeñado como abogado particular, asesor legal y juez. Pero hay un detalle de la misma que llama preocupantemente la atención.

Cuando fue candidato a integrar el Consejo Nacional de la Magistratura, el actual ministro de Justicia promocionaba su candidatura a través de una página de Facebook en la que destaca su experiencia laboral. E incluye dentro de la misma su trabajo como apoderado legal de la Asamblea Nacional de Rectores, el ente que fue reemplazado por la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (SUNEDU) tras la promulgación de la Ley Universitaria en el año 2014.

La semana pasada, el Congreso aprobó en primera votación una ley que reconfigura el consejo directivo de SUNEDU, restituyendo en buena medida el poder que ostentaban los rectores antes de la Reforma Universitaria. ¿Se trata de una coincidencia que el ex apoderado legal de la ANR haya sido nombrado ministro de Justicia cuando está a punto de someterse a segunda votación la ley de contrarreforma universitaria? ¿O es, por el contrario, un guiño desde el Ejecutivo a un Congreso que estaría a punto de perpetrar un enorme retroceso en materia de política educativa? Lo sabremos en las próximas horas.