El empresario hotelero Salvador Ricci Cortez sí entregó dádivas al exjuez supremo y líder de “Los cuellos blancos”, César Hinostroza Pariachi, a cambio de favores judiciales para no perder el control del Hotel María Angola, que Ricci aún detenta pese a denuncias de presunta corrupción.

Por ello, tras analizar los elementos aportados por la Primera Fiscalía Suprema Especializada en Delitos Cometidos por Funcionarios, la Corte Suprema de Justicia ha admitido este caso en las solicitudes de extradición del exmagistrado desde España.

Si bien hay un pedido de extradición aprobado ya por hechos relacionados a su función como vocal supremo, este sería el primer caso de cohecho que podría comprometer a Hinostroza en la recepción de dádivas y en el que no se requiere de antejuicio, pues se trata de hechos presuntamente cometidos por él en su condición de juez superior, precisamente, de presidente de la Corte de Justicia del Callao.

Las evidencias que existían en este caso de presunto cohecho se reforzaron en las últimas semanas con un hecho tal vez inesperado para Hinostroza. Epicentro TV pudo conocer que el propio Salvador Ricci admitió haber ofrecido cenas pagadas, cedió habitaciones de hotel y envió regalos navideños al juez Hinostroza.

“Con el señor [César] Hinostroza Pariachi conversé sobre mi problema judicial en el restaurante Al Asador [propiedad de Ricci], tuvimos unas cuatro o cinco cenas donde nunca pagó sus consumos. En ese contexto, quiero agregar que le solicité si me podría ayudar con mi proceso judicial en la Corte Superior de Justicia del Callao y el me respondió que iba a verlo; quiero precisar que él en ningún momento se negó a ayudarme con este tema”, confesó Ricci en mayo pasado ante el fiscal supremo Jesús Fernández Alarcón, responsable de la Primera Fiscalía Suprema Especializada en Delitos Cometidos por Funcionarios Públicos.

Ricci necesitaba que el juzgado del Callao a cargo de la administración judicial del Hotel María Angola mantuviera dicho régimen para seguir controlando el negocio. De lo contrario, debía devolverlo a sus acreedores. En el dilema “administración judicial vs. Junta de Acreedores”, Ricci pugnaba por que persista lo primero, en perjuicio de los acreedores y del Estado. Por ello, necesitaba mover sus fichas en la Corte de Justicia del Callao, e Hinostroza estaba allí para ayudarlo: nombrando a un juez o una jueza funcional a los requerimientos del empresario.

“Luego me enteré por las notificaciones judiciales del cambio de juez, la designación de la doctora Ana Zapata; luego, en una de las reuniones a las cuales he hecho referencia, César Hinostroza me comentó que ya había una nueva jueza en el juzgado donde se veía mi proceso, y que a él lo habían nombrado juez supremo. Quiero agregar que en una de las cenas él me dijo que contratara como mi abogado en dicho proceso al doctor José Castillo Alva, entregándome el número de su teléfono. Es así que yo lo llamé al doctor Castillo Alva, indicándole que por recomendación de César Hinostroza Pariachi quería contratar sus servicios como abogado para el proceso de ejecución de sentencia que se venía tramitando ante la Corte Superior de Justicia del Callao”, narró Salvador Ricci.

Su relato continúa así: “es así que a los pocos días nos reunimos en el restaurante del Hotel Sheraton; yo fui acompañado de mi contador Víctor Rivadeneira, quien llevó los papeles del proceso (…) en dicha reunión el doctor Castillo Alva aceptó ser mi abogado; es así que le entregue copia de los documentos del proceso y él me indicó que se apersonaría al proceso y que redactaría un escrito, lo cual posteriormente hizo (…) Finalmente, yo cumplí con pagarle sus honorarios”.

Después, Ricci entró en detalle sobre sus “cortesías” a Hinosotroza: “Quiero precisar que yo nunca le ofrecí dinero a César Hinostroza Pariachi, Walter Ríos Montalvo y Ana María Zapata por prestarme apoyo en mi proceso; sin embargo, sí les ofrecí a César Hinostroza y a Walter Ríos invitaciones de comidas al restaurante El Polo Marino y Al Asador, donde no se les cobraba consumo alguno porque iban conmigo; cuando iban por su cuenta sí se les cobraba”.

“A César Hinostroza y a Walter Ríos Montalvo en algunas ocasiones yo les ofrecía y en otras ocasiones ellos me solicitaban pases de cortesía para eventos que se realizaban en el Centro de Convenciones María Angola, a los cuales iban por lo general acompañados de otras personas (…) cuando asistían a dichos eventos no se les cobraba los consumos que hacían y eso era una disposición mía. Asimismo, tanto César Hinostroza como Walter Ríos me solicitaban, a través de mi contador Víctor Rivadeneira, hacer uso de las habitaciones del Hotel María Angola, lo cual yo dispuse que se las dieran, yo no sé con exactitud la cantidad exacta de veces que lo solicitaron y se constituyeron, ya que yo le dispuse a mi contador Víctor Rivadeneira que cada vez que ellos lo solicitaran él le dé las facilidades del ingreso”, relató.

También dio cuenta de las canastas navideñas que le entregó entre los años 2016 y 2017 “por la ayuda que me prestaban por mi proceso”.

“Todos los contactos sobre mi proceso eran con César Hinostroza y Walter Ríos. Ellos decían que me iban ayudar y, bueno, finalmente aceptaron ayudarme, y por ello yo les daba esas cenas, invitaciones gratuitas a los eventos del Centro de Convenciones, el uso de las habitaciones gratuitas en el Hotel María Angola, las canastas navideñas y la caja de vino, esto último sólo a Ríos Montalvo, a su solicitud con motivo de su cumpleaños”, prosiguió.

Sobre ese punto, la resolución de la Corte Suprema que admite la inclusión de este pedido de extradición indica que “respecto a la entrega de dichas canastas navideñas, en el reportaje periodístico propalado públicamente en el programa Cuarto Poder, del canal América Televisión, reportaje titulado “Los vínculos entre el empresario Salvador Ricci y el presidente del Poder Judicial”, en el cual aparecen declaraciones de extrabajadores del Hotel y Centro de Convenciones María Angola afirmando conocer el hecho de que Salvador Ricci entregaba canastas navideñas, entre otros, a los investigados César José Hinostroza Pariachi y Walter Benigno Ríos Montalvo”.

Al parecer, en algún momento, tanta cena y cortesías habrían inquietado a Hinosotroza. Según la resolución de la Corte Suprema, Walter Ríos confesó que Hinostroza habría dicho a pesar del apoyo constante a Ricci con su proceso en la Corte del Callao, éste “no se manifiesta económicamente y nos tiene de cenita en cenita”.

La Corte Suprema ha convocado a audiencia para este martes 28 de setiembre. En tres semanas, la sala presidida por Víctor Prado Saldarriaga deberá resolver si procede o no el pedido de extradición de Hinostroza por el caso “María Angola”.