Luego de la muerte de Abimael Guzmán, repasamos el fallecimiento de otros personajes cuyo paso por la historia han sido, por decir lo menos, 'deleznable'. Esto, con el objetivo de recordar qué se hizo con sus restos y qué decisiones se tomaron al momento de la defunción de cada uno.

El cabecilla de al-Qaeda, Osama Bin Laden falleció en 2011 luego de que la "operación comando" integrada por los Navy Seals del ejército norteamericano, lo hallara en un escondite en las afueras de Pakistán. El dictador argentino, Jorge Videla fue condenado a prisión perpetua en 2010 por el caso de los fusilamientos en la Unidad Penitenciaria 1 de San Martín y tres años después lo encontraron muerto en su celda debido a un accidente cardiovascular.

¿A dónde fueron a parar sus cadáveres? Entrevistamos al historiador y escritor, Antonio Zapata, #ParaEntender.