Hace unos meses, César Acuña denunció a Christopher Acosta, autor del libro "Plata como cancha", por presunta difamación, exigiendo S/100 millones.

Ayer, el Magistrado Raúl Jesús Vega dio sentencia y condenó a  Acosta y al editor general de Penguin Random House, Jerónimo Pimentel, a dos años de prisión suspendida. Un atentado gravísimo contra la libertad de expresión que todos debemos condenar.

Viñeta de @postsdedicados