El Parlamento plantea otro ataque a la reforma universitaria, un atentado contra las zonas arqueológicas y una sospechosa modificación de la ley contra el crimen organizado.