Desde hace 15 días, cerca de dos mil personas de 12 comunidades campesinas del llamado “corredor minero”, en la parte ubicada entre Cusco y Apurimac, están en huelga indefinida, bloqueando el corredor,  porque el gobierno de Castillo no atiende sus reclamos: no aceptan que la ruta de transporte de mineral haya sido declarada vía nacional por el Ministerio de Transportes en la gestión Vizcarra y quieren tener una participación directa, como zona de influencia, de las actividades empresariales.

El ex congresista apurimeño Richard Arce nos explica la gravedad de esta situación que puede ir en escalada, contradiciendo el discurso de Castillo, invitando a la inversión en nuestro país, asegurando estabilidad jurídica , en la reciente asamblea general de la ONU. Esta problemática pone en serio riesgo uno de los principales ingresos del presupuesto nacional en tiempos de pandemia y agita las expectativas de la población ante las promesas de campaña que hizo Castillo.