En Palacio de Gobierno no paran los cambios. En este aparente borrón y casi cuenta nueva del personal de confianza del presidente y de su esposa, se está reubicando a personal, contratando nuevo, afianzando a unos pocos y a otros se les pretende dar una pata con pocas gracias. La cuestión es que se está contratando a personas con investigaciones fiscales abiertas por presunta pertenencia a organización criminal, a otras que no cumplen el perfil para el cargo y hay hasta quien ha presentado un certificado de egresado que su propia universidad no reconoce. Estamos hablando de personas que están ocupando puestos clave en Palacio. La oficina de empleo de la Plaza de Armas parece que tiene el mismo problema que el gobierno con las designaciones.

La contratada investigada por presunta pertenencia a organización criminal

Exfiscal Belisa Malasquez contratada como consultora del Despacho Presidencial.

Una de las últimas en ser contratada por el Despacho Presidencial es la exfiscal Belisa Malasquez Azaña, quién ha sido empleada como consultora y se desempeña como asesora legal del secretario general del Despacho Presidencial, Jorge Alva Coronado. A primera vista una exfiscal asesorando tiene sentido, la cuestión es que Malasquez está siendo investigada por la Fiscalía Superior Anticorrupción de Lima Sur por sus presuntos vínculos con la organización criminal “Los Topos de Lima Sur”, liderada por Fortunato Chilingano, hermano del exalcalde de Villa María del Triunfo, Ángel Chilingano. Pertenencia a organización criminal, cohecho pasivo específico y tráfico de influencias, esos son los delitos que se le imputan. El Ministerio Público sostiene que la exfiscal Malasquez Azaña “realizaba actos de favorecimiento y colaboración (con “Los Topos de Lima Sur”) a cambio de ventajas o beneficios de carácter económico”. Han declarado en su contra: el cabecilla de la organización, el que fuera su adjunto cuando ella era fiscal y un testigo protegido.

La recién contratada por Palacio, Malasquez Azaña, niega las imputaciones alegando que todo se trata de una venganza en su contra orquestada por el que fuera su fiscal adjunto, quién también está siendo investigado. Lo concreto es que el fiscal a cargo del caso, el supremo Alfonso Barrenechea Cabrera primero la investigó preliminarmente, pero encontró indicios suficientes y ha dado un paso más allá formalizando investigación preparatoria en su contra.

Disposición de ampliación de formalización y continuación de investigación preparatoria a Belisa Malasquez Azaña.

El pasado 21 de marzo, Belisa Malasquez Azaña fue contratada por el Despacho de la Presidencia como consultora FAG. El contrato tiene una vigencia de dos meses y establece un sueldo de 15.000 soles mensuales. La exfiscal fue requerida para trabajar  por el actual secretario general del Despacho Presidencial, Jorge Alva Coronado y es en su oficina dónde tiene su escritorio y se desempeña como su asesora legal.

Contrato hecho por el Despacho Presidencial a exfiscal Belisa Malasquez Azaña (1)
Contrato hecho por el Despacho Presidencial a exfiscal Belisa Malasquez Azaña (2)
Contrato hecho por el Despacho Presidencial a exfiscal Belisa Malasquez Azaña (3)

La exfiscal trabaja en Palacio desde el pasado mes de abril, pero sus visitas a la sede del ejecutivo se remontan al mes de diciembre del año pasado. Llama la atención que, hasta el día de la firma del contrato, todas sus visitas fueron autorizadas por Irma Rojas Regalado, jefa del Despacho de la Primera Dama (Oficina de apoyo al Conyugue del Presidente de la República). El motivo registrado para su ingreso al Despacho de la Primera Dama es también siempre el mismo “reuniones de trabajo”.

Visitas de Belisa Malasquez a Palacio de Gobierno.

Belisa Malasquez trabajó un tiempo como locadora de servicios en el Ministerio del Interior donde participaba en la organización de actividades, al parecer fue ahí donde conoció a la mano derecha de la Primera Dama y habría sido ella quién la habría llevado a Palacio. Quienes saben cómo funcionan las cosas de Castillo aseguran  que Irma Rojas Regalado no mueve un alfiler sin que los sepa su jefa y esposa del Presidente, Lilia Paredes. No es aventurado concluir que este nuevo jale cuenta con el visto bueno de la Primera Dama, además la exfiscal está trabajando mano a mano con el secretario general del Despacho Presidencial, Jorge Alva Coronado. Alva Coronado es de total confianza de la Primera Dama, de hecho, desde el comienzo de este gobierno trabajó como auxiliar, esa confianza ganada le sirvió para ser ascendido a secretario general del Despacho Presidencial. Todo queda en familia.

Prima el principio de inocencia, pero contratar en el Despacho Presidencial a una persona con investigación preparatoria por pertenencia a organización criminal son palabras mayores.

Violeta certificada

Quién también está siendo investigada, no por la fiscalía sino por el Tribunal de Contrataciones del Estado del OSCE, es la secretaria del presidente, Violeta Romero Adama. Ella es de Junín, se sumó a la campaña del lápiz en segunda vuelta y desde entonces no se ha desprendido del círculo de Pedro Castillo. Primero trabajó en la mesa de partes del Despacho Presidencial, después en el área de actividades y ahora es la secretaria del Presidente. Es quién recibe a sus visitas, revisa su agenda, es su auxiliar y, por supuesto, cuenta con el visto bueno de la Primera Dama y de la jefa de su despacho Irma Rojas Regalado, a quiénes les cuenta lo divino y lo doméstico que sucede a su vista y al alcance de sus oídos.

Violeta Romero Adama, secretaria del Despacho Presidencial.

Su último contrato lo firmó el pasado mes de enero como locadora de servicios del Despacho Presidencial por tres meses con una remuneración de 6.800 soles mensuales.

Contrato de Violeta Romero Adama (1)
Contrato de Violeta Romero Adama (2)

En los términos de referencia se exige como requisito que la persona sea egresada de derecho, administración o similares. Para cumplir con este requerimiento presentó un certificado de egresado en derecho y ciencias políticas expedido por la Universidad Peruana de los Andes de Huancayo fechado en enero del 2012. Alguien puso en duda la validez del mismo y se pidió formalmente a la universidad que hiciera una verificación.

Certificado de egresado presentado por Violeta Romero Adama.

La respuesta de la universidad llegó el pasado 30 de marzo: “…habiéndose revisado el historial académico de la mencionada estudiante se pudo verificar que efectivamente es egresada de la Facultad de Derecho habiendo cumplido  con un total de 275 créditos de acuerdo al Plan 1999. Así mismo es preciso manifestar que esta Coordinación no otorga este tipo de documentos “Certificado” y no es el formato que utiliza para las  Constancias de Egresado  que si se otorga, por lo tanto se concluye que  la Coordinación de Asuntos Académicos no da validez al documento mencionado”. Es decir, la Universidad Peruana de los Andes confirma que la secretaria del presidente es egresada de su facultad de derecho pero no reconoce la validez del documento que presentó en Palacio para sustentar su pregrado. Raro pero así concluye su universidad.

Universidad Peruana de los Andes no da validez al documento "Certificado de egresado" presentado por Violeta Romero Adama.

Pudimos comunicarnos con Violeta Romero Adama y hablar unos minutos con ella pero no logramos concretar una entrevista. En esa única comunicación aseguró que el certificado de egreso que presentó es válido y que es el que su universidad expidió en el 2012, año en que obtuvo el pregrado. Palabra de alumna versus palabra de universidad. Por lo pronto el Tribunal de Contrataciones del Estado del OSCE (Organismo de Supervisión de Contrataciones del Estado) le  ha abierto un expediente administrativo sancionador.

Tribunal de Contrataciones del Estado abre expediente sancionador a la secretaria del Presidente Pedro Castillo.

El proceso en el OSCE llevará su tiempo y será ante ese organismo donde la secretaria del presidente tendrá que demostrar la validez del documentos de marras. Se enfrenta a una posible sanción administrativa y a una posible denuncia penal por el delito de  falsa declaración en procedimiento administrativo.

El secretario general del Despacho Presidencial sin requisitos

Jorge Alva Coronado, secretario general del Despacho Presidencial.

Por si le faltara alguna guinda al pavo, esta semana la Contraloría General de la República ha emitido un informe dónde concluye que Jorge Alva Coronado, nombrado el pasado 15 de marzo, secretario general del Despacho Presidencial no cumple con los requisitos para ocupar el cargo. Según el órgano de control, Alva no cumple con el requerimiento de tener  5 años de experiencia “… en puestos o cargos  de directivo o de nivel jerárquico similar en el sector público o privado”. Pese a que Palacio ha sido notificado nadie ha movido ficha y Jorge Alva sigue como si nada en el cargo. Habrá que ver si en los próximos días Palacio se declara abiertamente en rebeldía o lo releva como secretario general.

Cosas y contratos de Palacio y de Castillo.