Con exactamente el mínimo de votos necesarios, el Congreso de la República le dio la confianza al gabinete Torres tras una sesión de 10 horas de duración.

El pedido de confianza del cuarto gabinete ante el Pleno del Congreso se inició con un inusualmente conciliador presidente del Consejo de Ministros haciendo un llamado a la concertación.

Las críticas de los congresistas apuntaban principalmente a las denuncias de corrupción que rodean al gobierno y a la falta de idoneidad en la designación de funcionarios públicos. Pero muchos reclamos se centraban en la ausencia de obras muy puntuales para sus regiones, como si fueran moneda de cambio por su voto a favor de la confianza.

La votación era de pronóstico reservado. Con 127 parlamentarios presentes, se necesitaba de mayoría simple; es decir, de 64 votos para darle la confianza. Y ese fue exactamente el número de congresistas que votaron a favor. Las bancadas que no votaron en bloque fueron Alianza para el Progreso, Podemos y Somos Perú. Pero la que votó mayoritariamente a favor y terminó inclinando la balanza a favor de la confianza fue la de Acción Popular, pues 12 de sus 14 congresistas presentes votaron a favor.