Y ahora que es momento de poner la lupa sobre el nombramiento de nuevos funcionarios públicos, aquí en El Cuarto del Poder, supimos que uno de los asesores del congresista de Perú Libre, Óscar Zea, es actualmente procesado por la presunta comisión de los delitos de apropiación ilícita y fraude.

Rómulo Antúnez es acusado de haberse apropiado indebidamente de más de 97 mil soles de la Asociación Civil Fondo Magistral Social, que tiene como asociados a las comunidades campesinas y poblados de los distritos ancashinos de Pampas y Conchucos, y a la compañía minera Milpo S.A., con cuyos aportes se financian proyectos de desarrollo en la zona de influencia del proyecto minero.

En diciembre del 2017, Rómulo Antúnez cobró cheques por 250 mil soles como Gerente General de aquel fondo, FOSMAG. El dinero estaba destinado a cubrir el proyecto de truchas y el vivero forestal, además del pago de deudas, reembolsos y devoluciones. Sin embargo, cuando cuadraron las cuentas, más de 97, 600 soles se habían hecho humo.

Los actuales representantes del Fondo dicen que, pese a las promesas de pago, la deuda no ha sido honrada ni en partes.

¿Y cuál es la explicación de Antunez? ¿Dónde está todo ese dinero?

El actual asesor congresal, excandidato a gobernador de Áncash y excandidato al Congreso asegura que utilizó los caso 100 mil soles en los gastos ocasionados por un supuesto accidente que, según afirma, sufrió un camión de la asociación. Romulo Antunez dice que con ese dinero, pagó la hospitalización de dos heridos y otros gastos, pero que sacar el camión del abismo fue lo más caro. Sin embargo, no tiene cómo demostrarlo.

Actualmente, el proceso se encuentra en etapa de acusación y la Fiscalía ha solicitado una pena de tres años y ocho meses de prisión efectiva para el actual asesor congresal.