La presidente de la ATU (Autoridad de Transporte Urbano) dijo que teme represalias tanto del ejecutivo como de los gremios de transportistas por mantenerse en su cargo a pesar de las presiones. Se refirió también a los audios en los que el actual Ministro de Transportes, Juan Francisco Silva, ofrecía su cabeza y no descarta iniciar acciones legales por el intento arbitrario de removerla tras dos años en el cargo, cuando su mandato es por 5 años. Afirma que tiene el respaldo de la primera ministra, quien le pidió que no renuncie. También, explicó las medidas ejecutadas durante su gestión respecto al caótico transporte público e hizo un llamado al congreso para que apruebe las leyes que ha propuesto para continuar con la ansiada reforma del sector.

No entendemos cómo un presidente que dice representar al pueblo, claudica, a través de un ministro, a intereses particulares por ofertas políticas en desmedro de la ciudadanía y un transporte con dignidad.