Melchor Marín vuelve a Barcelona donde asume la responsabilidad de investigar un caso vidrioso: están chantajeando con un video sexual a la alcaldesa a la ciudad.

Para lograr su cometido, se adentra en los círculos del poder, un lugar donde impera el cinismo, la ambición sin escrúpulos y la brutalidad corrupta. Esta es una novela absorbente y salvaje que se convierte en un retrato demoledor de la élite político-económico barcelonesca, pero sobre todo es un furioso alegato contra la tiranía de los dueños del dinero y los amos del mundo.