Alrededor de 800 mil judíos fueron asesinados en el Campo de Exterminio de Treblinka, a donde llegó el Ejército Rojo en el verano de 1944, en su avance hacia Berlín. Aunque los nazis lo arrasaron con el propósito de eliminar todo vestigio, son muchos los testimonios que narran lo ocurrido y poco a poco fueron apareciendo las pruebas que confirmaron los hechos.

Vasili Grossman, que durante la guerra viajó junto con las tropas soviéticas para describir en sus crónicas lo que ocurría en el frente, será el primer encargado de reconstruir los horrores del exterminio.

Mira esta reseña en Hora de Leer.