Los nombramientos dentro de EsSalud siguen llamando la atención y no precisamente por los méritos de sus representantes. EpicentroTv ha conocido que, a través de la resolución Ejecutiva 882 con fecha del 22 de setiembre, fue designado como nuevo Gerente de la red Almenara, el nefrólogo Christian Rafael Miranda Orrillo, el mismo que fue incluido dentro de una investigación que lo señaló como integrante de una organización criminal dedicada al tráfico de órganos. Tras un largo proceso la justicia lo absolvió. La denuncia fue grave y un video lo ponía en evidencia. Esto fue lo que ocurrió.

Los hechos se remontan al año 2009. En un reportaje de la unidad de investigación de 24 horas, aparece el doctor Miranda recibiendo a un paciente dispuesto a entregar su riñón a cambio de dinero. El hombre, quien aseguró llamarse José Rosendo Urdanivia Gonzales aparece en compañía de otro sujeto, identificado como José Lévano. Este último antes de la cita explica cómo Miranda Orrillo opera para llevar a cabo las ilegales cirugías.

“Él tiene un consultorio externo en Santa Lucía. Allí no va a hacer. Él agarra clínicas conocidas, que tienen todos los equipos de diálisis. Por ejemplo, Stella Maris, Clínica Internacional, Javier Prado”, dice, y aclara que es necesario efectuar toda la operación en este tipo de establecimientos privados ya que los controles en hospitales estatales son más rigurosos.

Según indica el reportaje, tres días después de ese encuentro acudieron a visitar al doctor Miranda Orrillo en persona. El informe audiovisual así lo prueba. Las imágenes lo muestran en su despacho portando su bata blanca de galeno y conversando con la reportera quien le pregunta de qué manera el doctor podría ayudar a Rosendo Urdanivia a someterse a la operación de trasplante de riñón. “El señor nos está ayudando en darnos a una persona para que venda su riñón, ¿usted nos puede garantizar este caso?”, le dice la periodista a Miranda, al tiempo que graba toda la escena con cámara escondida.

“Aquí normalmente nadie vende nada”, responde él. “Lo que hacen es ‘compensación’ por el tipo de trabajo”. En otro momento, pone condiciones. “Yo puedo ayudar si tú traes una carta notarial en la cual no se está cobrando ningún centavo y está firmado. Yo acepto. Porque así para mí, eso es legal”, asevera.

Fuente: Panamericana Televisión

No es el único hecho que lo involucra en un delito de este tipo. Según los argumentos acusatorios, el 01 de noviembre de 2009, en el tercer piso de la clínica Santa Lucía, intervinieron a Santiago Moreno, un panadero domiciliado en Huacho, a quien le ofrecieron 6 mil dólares a cambio de su riñón. El órgano fue destinado al ciudadano mexicano Oscar Soberón Cueto quien pagó, a su vez, la suma de 125 mil dólares por la operación.

Aunque lo negó, la fiscalía encontró que Miranda Orrillo recibió casi 10 mil dólares que fueron enviados desde México para ser depositados en las cuentas de sus familiares. No solo eso. Bajo la misma modalidad, el médico también se hizo con 19 mil 935 dólares. Dinero que fue enviado desde Andorra por su paciente, el español Juan Martínez Catteneo el 8 de enero del 2008.

Expediente N°6650-2013 Corte Superior de Justicia de Lima
Expediente N°6650-2013 Corte Superior de Justicia de Lima

En 2013, el nefrólogo Miranda Orrillo, ahora flamante Gerente de la Red Almenara fue incluido junto a al menos otros diez reconocidos médicos en una investigación del Poder Judicial por tráfico de órganos. Según el expediente 6550-2013 de la Cuarta Fiscalía Provincial Penal, entre los años 2004 y 2009, Miranda Orrillo y su grupo de colegas se dedicaron “a concertar voluntarios con la finalidad de comercializar riñones humanos bajo la simulación de una donación altruista y voluntaria, para ser trasplantados a terceras personas que padecían de insuficiencia real crónica”. Esto, a cambio de una compensación económica que iba entre seis mil a ocho mil dólares.

Flanqueando al Dr. Christian Miranda Orrillo, Dr. Luis Guillermo del Piélago, Dra. Rossana Peláez, Dra. Rosa María Velasco Valderas, Dra. Rocío León Rodríguez y el Dr. Carlos Alberto Galarza Manyari. (Fuente: https://liderazgomedico.wordpress.com)

El expediente también señala que los pacientes receptores de órganos eran, en su mayoría, extranjeros, quienes ingresaban al país “con unos cuantos días de anticipación a ser intervenidos”, por lo que, “se puede presumir que los médicos tratantes son quienes se encargaban de facilitarles un posible donante a sus pacientes”, cita el documento. Los donantes, por otro lado, eran captados por intermediarios, registrados en las clínicas privadas con datos falsos y debían esperar hasta el final del procedimiento para recibir el dinero prometido. Esto último, con la intención de evitar correr el riesgo de que cambien de opinión o se arrepientan.

Precisamente, el papel de Miranda Orrillo dentro de la presunta organización criminal se basaba en emitir órdenes médicas para derivar a los laboratorios a los ‘donantes’ y tramitar el ingreso de estos y de los receptores de trasplantes a las clínicas privadas. Según el expediente, fueron siete las operaciones en las que participó. Cinco de ellas se trataron de trasplantes renales llevados a cabo en la Clínica San Felipe, y dos otros procedimientos efectuados en la Clínica Santa Lucía.

Al mismo tiempo, indica el expediente, organizaba meticulosamente cada paso de la operación. Se encargaba de convocar al cirujano principal quien, a su vez, reunía a su equipo quirúrgico y a los respectivos anestesiólogos. Miranda Orrillo también estaba a cargo de desembolsar los honorarios de todos los participantes. “De lo que se infiere con base cierta que el médico tratante era quien llegaba a un acuerdo económico con el paciente por el trasplante”, explica el expediente.

Expediente N°6650-2013 Corte Superior de Justicia de Lima

La denuncia también especifica que los donantes comunicaban a sus familiares y conocidos que se podían ver “beneficiados” con la retribución económica recibida a cambio de la donación renal. Un caso fue el de José Levano, quien aparece en el reportaje de 24 horas. La esposa de este hombre, Vilma Bramon Soria fue noticia en enero del 2020 luego de que revelara haber sido inducida por una mafia de médicos a donar su riñón a Juan Antonio Cattaneo Hingston, cónsul de España en Colombia. Según el medio El Popular, la operación por la cual recibió 6 mil dólares de manos de un intermediario, fue hecha de manera deplorable por lo que su estado de salud se había deteriorado.

Pese a todos las pruebas indiciarias con las que contaba la Fiscalía, en noviembre del 2013, el 21 Juzgado en lo Penal desestimó la denuncia en contra de Miranda Orrillo y sus colegas. “Los médicos nefrólogos no intervienen en la operación de la extracción, ni en la colocación del órgano trasplantado”, alega el documento y señala que, de lo imputado por la Fiscalía, “no se advierte que haya existido acuerdo de voluntades en función al objetivo de sociedad criminal ya que no existe una clara distribución de roles”. , Por último, asegura que los 'donantes' y los receptores daban su consentimiento legalizando "sus firmas ante del Notario Público correspondiente".

Expediente N°6650-2013 Corte Superior de Justicia de Lima
Expediente N°6650-2013 Corte Superior de Justicia de Lima
Expediente N°6650-2013 Corte Superior de Justicia de Lima
Expediente N°6650-2013 Corte Superior de Justicia de Lima

“Es muy vaga la causa por la que se ha absuelto a estas personas”, opina el abogado penalista Álvaro Pelaez. “El video es un indicio razonable que el juez debe tomar en consideración. El médico pide una ‘compensación’ y aquello solo se da cuando existe una obligación entre dos personas; no cuando se dona algo a título gratuito y no espero nada de eso. Y, es más, ¿quién supuestamente da esa ‘compensación’?”, cuestiona.

Opina, además, que la investigación debió pasar de la fiscalía provincial a una especializada en corrupción de funcionarios para un tratamiento más óptimo. “Existen indicios suficientes para volver a abrir el caso, hecho que se genera por dos factores: cuando el fiscal no presenta pruebas a tiempo y cuando la investigación ha sido deficiente. Aquí, estamos hablando del segundo escenario”, sostiene Pelaez.

EpicentroTv consultó a EsSalud sobre este nombramiento en la red de Almenara, una de las más importantes del seguro social en el país, en la que se atiende todas las especialidades de alta categoría y complejidad. Respecto a la denuncia, sostuvieron que “se trata de un hecho archivado hace aproximadamente 10 años” y que “tras concluirse, el doctor Miranda Orrillo no tuvo vinculación alguna con los investigados”.

Resolucion Caso Trafico Org... by Epicentro TV

La trayectoria del nefrólogo Miranda Orrillo genera muchas inquietudes. El expediente de la Fiscalía contiene acusaciones muy serias. Aunque absuelto, la pregunta es si tiene sentido otorgarle una responsabilidad tan grande a un personaje con estos cuestionamientos.