EpiNews
Like

Insólita colección de objetos perdidos del metro CDMX

4 marzo, 2017
39 Vistas
0 Comentarios
2 minutes read
Insólita colección de objetos perdidos del metro CDMX

No imaginas que objetos han encontrado

Una bodega pequeña en la estación Candelaria del Sistema de Transporte Colectivo Metro (STCM) recibe cada año entre 2.000 y 2.200 objetos que los pasajeros han dejado por las prisas, el descuido o a veces de manera intencional.

Estas son algunas de las cosas que se han encontrado:

– Urnas funerarias

– Bicicletas

– Carritos de supermercado

– Carriolas para bebé

– Pasaportes

– Teléfonos públicos arrancados de las cabinas

– Computadoras personales

– Zapatos

– Muletas ortopédicas

– Cascos de motociclistas

– Televisores viejos

La oficina de objetos perdidos del Metro de la Ciudad de México es un submundo en el que se pueden encontrar todo tipo de cosas extrañas, algunas que desde hace casi tres décadas fueron olvidados por sus dueños.

Por una ley de confidencialidad de datos vigente en el país, los empleados de esta oficina no pueden indagar más allá de la información que proporciona la urna.

El encargado afirma que todos los meses reciben un promedio de 200 cosas, en algunos casos aparecen los dueños, pero en la mayoría no. Pero hay casos muy extraños, como el del 21 de diciembre de 2013, cuando en una maleta abandonada apareció el cuerpo de una mujer decapitada.

Otro hallazgo macabro fue una bolsa que en su interior incluía cosas de santería como una estatua de la Santa Muerte, muchos collares, huesos y más cosas.

¿Que hacen con los objetos perdidos? 

Se clasifica y se coloca en estantes de acuerdo a sus características. Se guarda seis meses si en ese tiempo no aparece alguien que compruebe la propiedad, las cosas tienen destinos diferentes.

Las muletas, bastones, ropa y los zapatos -aquellos que se encuentran con el par, porque también aparece una sola pieza- se donan a albergues y asilos.

Los teléfonos celulares y los aparatos eléctricos entran a un programa de reciclado implementado por las autoridades ambientales.

Los carritos de supermercado, la urna funeraria y algunas otras cosas ya forman parte de la colección de objetos perdidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *