Voces
Like

La pelota no admite canalladas.

13 junio, 2013
77 Vistas
26 Comentarios
6 minutes read
La pelota no admite canalladas.

El beisbol, apodado el rey de los deportes, es una disciplina que enaltece el juego en conjunto, la estrategia, el compañerismo y sobre todo: el respeto al rival. Todo pelotero necesita de su equipo para trascender, genialidades e individualidades siempre habrá pero al final del día para ganar los partidos y en consecuencia un campeonato se necesita trabajo en conjunto.

Nos enseñan que ganes o pierdas siempre debe ser con honor, se resalta el reconocimiento al rival y el respeto hacia el esfuerzo realizado por el equipo contrario en cada partido. Un jugador de grandes ligas debería ser un ejemplo para el deporte. Con su uniforme bien puesto y dedicado a jugar a la pelota, a respetar sus reglas y a disfrutar el partido. Así es el beisbol y el beisbol no tiene lugar para la canallada que realizó el pitcher abridor de los Diamondbacks de Arizona, Ian Kennedy.

Ya hemos hablado del espectacular inicio de carrera de Yasiel Puig, de sus impresionantes números y del prometedor futuro. De la mano de lo anterior, el debut del cubano también fue una inyección de energía pura para los Dodgers de Los Ángeles que empiezan a tomar el rumbo. Las envidias siempre van a existir en la naturaleza humana, pero la pelota no admite esto.

En el partido del día 11 de junio de 2013 en Los Ángeles, California, los Dodgers recibían la visita de Arizona. El partido era bueno y hasta la sexta entrada todo estaba muy bien y los Diamondbacks iban ganando en su visita a LA ; dos carreras por cero y en la lomita el inicialista de los visitantes, a batear la sensación de Cuba, las grandes ligas y el mundo entero, Yasiel Puig.

Parecería un enfrentamiento normal, pero Ian Kennedy quería demostrarle al novato que su camino en los diamantes no iba a ser color de rosa. Demostrando su falta de empatía perdió el control y lanzó un pelotazo perfectamente bien dirigido hacia el rostro del joven de 22 años. Reprobable.

Como ya es sabido, en el beisbol existen las revanchas y en la entrada siguiente el lanzador de los Dodgers quiso tomarla; Zack Greinke golpearía en la espalda al receptor de Arizona Miguel Montero y alegó que fue sin querer. Podríamos pensar que ya estaban a mano, pero la falta de profesionalismo y de compromiso con su equipo, Kennedy regresaría a la loma para iniciar una bronca que nunca debió de suceder.

Séptima baja, Greinke al bat. Sin mayor titubeo Kennedy lanza una recta con toda la intención a la cabeza del bateador. Por ser el segundo pelotazo y claramente intencional, el lanzador fue expulsado, pero el  manager de Los Ángeles, Don Mattingly, junto con Mark McGwire, coach de bateo del mismo equipo, salieron enfurecidos en contra de los de Arizona. Se vaciaron las bancas, hubo golpes pero lo más lamentable es que un jugador profesional, lleno de envidia y de cobardía no pudo ser deportista profesional, perdió lo beisbolista. Ian Kennedy cometió una falta grave, una y por eso tendrá que pagar las consecuencias.

Si yo fuera el manager o cualquier directivo de los Diamondbacks de Arizona me encargaría de poner en su lugar a ese jugador. Lo más grave es que esto puede afectar el estado anímico de ambos equipos, puede afectar al desarrollo de un nuevo talento y desprestigiar al beisbol. Esta es una disciplina que no permite estas actitudes antideportivas. En la pelota cada quien se dedica a producir y nunca a atentar contra el rival. El beisbol es un deporte en el que es fundamental estar concentrados, brindarse al máximo para el equipo y en todo momento competir con honor, a Kennedy le falló todo esto. Lamentable.Lamentable lo sucedido, esperemos no repercuta en el excelente ambiente que se empezaba a generar en el vestidor de los Dodgers de Los Ángeles. Y lo anterior lo digo porque también fueron afectados, a pesar de la que la justicia jugó de su lado y terminaron ganando el partido, al momento de la bronca también salieron expulsados jugadores del conjunto californiano, incluido el cubano Yasiel Puig que venía con una racha impresionante de buen beisbol.

Esperemos que Ian Kennedy entienda lo que hizo y que vuelva a demostrar que es un buen lanzador capaz de estar en un juego de pelota.

 

AP

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *